“Carol” ¿Obra maestra o postureo elegante?

Seis nominaciones a los Oscar, cinco a los Globos de Oro, nueve a los BAFTA, unánime alabanza en su paso por Cannes, con premio para Rooney Mara incluído… si algo no se puede negar es que Carol, la nueva película de Todd Haynes, es una de las películas del año. Pero, a partir de ahí, hay que hilar más fino. ¿Es el consenso crítico algo que enlace con el público? ¿Es realmente una obra maestra? ¿O estamos ante un ejercicio de estilo sin más? Chicos, tenemos que hablar…. de Carol.

El esteticismo sentimental

Por: Carles Gómez

carol 2

Ya habiendo emulado los melodramas de Douglas Sirk en su formidable Lejos del cielo (2002), el director de cine independiente Todd Haynes se ha propuesto con Carol mostrar ahora su particular visión del género. Y no es que con su nueva obra haya desaparecido la herencia del genial cineasta alemán o cualquier referencia cinematográfica anterior, de hecho, la estructura de la película calca la de Breve encuentro (1945), sino que la vocación de estilo del realizador ha asumido definitivamente con Carol una voz propia única.

Esta adaptación de la novela homónima de Patricia Highsmith, también conocida como El precio de la sal, trata la relación homosexual que se establece entre dos mujeres de distintas clases sociales en el Nueva York de los años cincuenta. Una historia que en manos menos expertas podría haberse convertido fácilmente en una película mediocre pero que gracias al libreto de Phyllis Nagy y sobre todo al arte de su director ha dado como resultado una obra de una elegancia sublime en la que no se puede encontrar ni un átomo de vulgaridad.

La sofisticación de la puesta en escena concuerda admirablemente con esta historia de amor imposible creando una estética perfecta cuya dinámica está articulada sobre el trabajo del punto de vista, los planos filmados a través de cristales (que actúan como barreras entre las protagonistas), las distancias espaciales/emocionales entre los personajes en los planos/contraplanos, los decorados que fragmentan físicamente las imágenes (y con ello a las personas que en ellas aparecen) como si fuesen los Split screen naturales de Jacques Tati… No obstante, todo esto se hubiera resuelto en un ejercicio de formalismo estéril si no fuera por la veracidad que aportan las actrices principales.

carol2-xlarge

Una vez más, Rooney Mara se postula como una de las intérpretes jóvenes más interesantes del cine actual con su frágil y delicada composición como la dependienta de una tienda de juguetes Therese Belivet. Sin embargo, su creación no podría estar completa sin la actuación de Cate Blanchett, que vuelve a trabajar con Haynes después de I’m not there (2007) y cuyo papel como Carol Aird es un compendio de gestos tocados por el buen gusto, en el que cada movimiento y cada parpadeo irradia gracia y delicadeza.

Carol hace que la magnífica La vida de Adèle (2013), la otra gran película de contenido lésbico del cine reciente, parezca pornográfica, y no por la explicitud de sus escenas de sexo sino por sus emociones exaltadas y por la abundancia de indiscretos primeros planos. Sólo por eso, la cinta de Haynes merece ser considerada como una obra maestra.

Carol

La elegancia personificada

Por: Francesc Miró

carol 3

Siempre he pensado que de buscar “elegancia” en el diccionario, saldría una foto de Cate Blanchett. Lo cierto que de la búsqueda del vocablo el diccionario tiene a bien decirnos que se trata de una “cualidad de elegante” es decir “dotado de gracia, nobleza y sencillez”. En todo caso, la definición bien podría ir ilustrada de una foto de la actriz que expresa, con su belleza extemporánea y sus gestos tal delicados como llenos de una seguridad y aplomo, lo que significa elegancia. Y Carol sería, más o menos, un monumento a ella. Aunque es Blanchett lo que hace y sostiene, también, todo lo que aprecio de Carol. También, no obstante, hay una segunda definición que nos conmina a pensar en el arte y nos dice que la elegancia es una “forma bella de expresar los pensamientos”.

La última película de Todd Haynes se ajusta como un guante a esta segunda definición. Se regodea en ella. Es una forma bella de expresar el amor entre dos mujeres: perfectamente pensada para destilar encanto en cada composición. Su ordenación de los elementos que conforman sus planos, estiliza los cuerpos, evoca una época, un estado de ánimo y, en definitiva, pretende epatar muy fuerte.

carol 4

Aunque su hechizo funcione al principio y vaya acompañado de la, también bella, partitura de Carter Burwell, no dura sus 118 minutos. La perfección y sofisticación de su desarrollo y de su puesta en escena produce poco a poco, una distancia que impide vivir el drama de sus protagonistas. Que impide entrar en su desarrollo ficcional y que te dice en cada momento que lo que estás viendo es una película, muy bonita y muy pensada. Con el tiempo no es sólo su pose lo que sientes que termina por desbordar, también sus atajos argumentales (ésa grabación que se veía venir, ésa estructura circular malograda por un posterior happy ending), sus juegos especulares (que expresan dualidad desde hace tantos años que de original tiene poco, como nos hizo ver Gubern en su Hipótesis del lago) o sus personajes secundarios desdibujados (ése marido que está sólo para que le odies y ésa amiga infinitamente comprensiva y cool).

Es innegable que Carol es una película interesante, pero de ahí al beneplácito unánime sobre el que se ha acomodado la película de Haynes, siento disentir, pero hay un paso. Y no es cosa mía, ni mi manía de desconfiar de cualquier consenso crítico. Como muestra un botón: Carol acumula la escandalosa cantidad de 32 críticas positivas en el portal de información cinematográfica más visitado de nuestro país. Ni una crítica negativa, ni una interpretación regular de la prensa internacional y nacional. ¿Seguro? Con Carol, tengo mis reservas.

starved

 

Anuncios

Un comentario en ““Carol” ¿Obra maestra o postureo elegante?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s