#ESPECIALBOND: SPECTRE

Un viejo y sabio dicho asegura que es más fácil recuperarse de un fracaso que de un éxito. Esta máxima no parece ajustarse a Sam Mendes, quien después de ganar el Oscar con su ópera prima, American beauty (1999), conquistó de nuevo a la crítica internacional con una obra maestra como Camino a la perdición (2002). Sin embargo, parece que el mayor reto al que se ha tenido que enfrentar el cineasta británico ha sido el de superar o igualar el éxito de la anterior cinta de James Bond, Skyfall (2012).

Si hay algo que se le tiene que agradecer a Spectre es el no haberse limitado a copiar a su predecesora, el haber tratado de dar un paso más allá. Sin duda alguna la operación ha triunfado, la cinta amplifica las ambiciones de Skyfall unificando todo el legado del Bond de Daniel Craig, aunque pasando un poco por alto el supuesto bache de Quantum of Solace (2008). La cinta es más oscura, más larga y pretende ser más compleja, a pesar de que finalmente sus resultados no alcanzan superar los de su antecesora. Podemos ilustrar este muy relativo y discutible fracaso con un ejemplo muy claro: el plano secuencia que abre Spectre está infinitamente más elaborado que el de la pelea en Shanghái de Skyfall y aun así resulta mucho menos sofisticado e inteligente.

skull_1200_503_81_s

No obstante, la nueva entrega protagonizada por el espía británico más famoso de la historia del cine no debería verse ensombrecida por los logros de su antecesora en la saga. La cinta sigue la estela iniciada por Mendes en su obra anterior pero ahondando todavía más en las cuestiones que ya había planteado: la profundización en el personaje tanto de cara a su pasado como a su futuro. Sin ánimo de desvelar spoilers, se puede señalar que en esta estrategia tiene mucho que ver la elección del nuevo villano de la función, el Oberhauser interpretado por Christoph Waltz,  que tenía el difícil (o directamente imposible) trabajo de hacernos olvidar no solo al Silva de Javier Bardem sino también al Coronel Hans Landa de Malditos bastardos (2009). Es posible que el nuevo antagonista de Bond no sea especialmente memorable, pero no se puede negar que cumple bien su labor.

Spectre-filmszene-christoph-waltz-franz-oberhauser-cropped

Tristemente, lo más frustrante de Spectre no es lo señalado en el párrafo anterior ni que sea inferior a Skyfall, es el poso amargo que deja en su audiencia. El espectador contempla la conclusión de la película con grave pesar, dándose cuenta de que probablemente sea el final de una de las etapas más brillantes de toda la saga de James Bond.

Lo mejor: Es exactamente lo que tenía que ser.

Lo peor: Mejorando un poco al villano y mucho la canción de los títulos de crédito hubiese sido completamente redonda.

 spectre-banner-3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s