Critters, el ataque de las pelusillas espaciales

Joe Dante en el 1984 encandilaba al público con su película Gremlins, pequeñas criaturas traviesas que conquistaban al/a la espectador/a con cada aparición. Como era de esperar, este hecho desencadenó una serie de películas intentando rascar lo máximo posible del éxito que la había hecha famosa, películas que van desde una secuela, en el caso de Gremlins 2 (Joe Dante, 1990), sagas enteras como Critters (la que hoy nos ocupa), Ghoulies (Luca Bercovici, 1985) que tuvo un total de 4 partes, Munchies (Bettina Hirsch, 1987) que como curiosidad también participaría Nadine Van Der Velde, la hermana mayor de la familia protagonista de la primera película de Critters, Hobgoblins (Rick Sloane, 1988) con una secuela, y otras más… pero centrándonos en la cinta que nos ocupa, dirigida por Stephen Herek, también seria de justicia mencionar que en 1979 Ridley Scott habia tocado el cielo con su película Alien, el octavo pasajero, una gran película sobre criaturas intergalácticas capaces de erradicar a quienquiera que se toparan, siendo referente en películas de terror “espaciales”.

Pues viendo los referentes de critters, nos preguntamos:

¿Y que tenia Critters para ser la única capaz de rivalizar, o al menos intentarlo con Gremlins? Pues básicamente podría resumirse en que era la versión para adultos de gremlins: mucha más sangre, muerte… y conservando toques de humor característicos de este tipo de películas. Cierto es que la diferencia de presupuesto era abismal pero Critters nunca quedó como una mera parodia, si no que fue capaz de enseñar los dientes como sólo un critter sabe.Critters 2 2

La primera parte de critters, del 1986, exponía sus bazas para conseguir el éxito, y aunque consiguió sacar partido a la taquilla, con el tiempo fue un trampolín para iniciar la saga hacia intereses más ambiciosos (aunque luego acabaran esfumándose), pero eso no quita que critters sea todo un clásico. Si bien la trama era bastante simple, (Critters fugitivos de su presidio aterrizan en una granja de un pequeño pueblo, propiedad de una familia, empezando una ola de gamberradas y asesinatos) la película conseguía captar la atención del/de la espectador/a con el carisma de las criaturas.

Critters_2_40

La segunda parte del 1988 dirigida por Mick Garris , contaba con más del doble de presupuesto que su predecesora, aun así fue un fracaso en taquilla (aunque en mi opinión es la mejor de las cuatro). En esta cinta nos encontramos a muy poco personal del reparto anterior (y eso que los hechos transcurren en el mismo pueblo), con diferente actitud, pues cada uno intenta superar el trauma de lo acontecido en la primera parte a su manera, y así como en la primera entrega se intentaba tener el suspense, rodando las escenas de critters en primera persona sin llegar a ver la criatura (durante el comienzo de la cinta), en esta no se tarda mucho en empezar a ver bolas rodando por el suelo con afilados dientes. Cuenta con más acción (que alguna vez se les escapa de las manos), más sangre, más muerte y más critters, aunque por momentos los critters dejan de ser esas criaturas inteligentes capaces de robar naves espaciales y pilotarlas a ser criaturas patosas y chistosas.

Critters 3 (Kristine Peterson, 1991) se aleja de las dos primeras partes, aunque empieza con escenas (vía flashback) de las predecesoras, la trama transcurre en otro lugar, esta vez en un edificio, con menos critters que la anterior, y aunque se nota que intenta retener la esencia de la primera combinada con toques de la segunda, no llega al nivel, pero no deja de ser una buena película, que por cierto, a quien le interese, Critters 3 fue el debut cinematográfico de Leonardo DiCaprio.

Para la última y cuarta parte, decidieron trasladar la trama al espacio exterior, dónde son originarios los critters, como diría Piqué: “Espacio, contigo empezó todo”. Es ya costumbre cuando una saga se queda sin argumentos, enviar alguna secuela al espacio, como sucedió en la décima parte de Viernes 13 (Jason X, 2001), la cuarta de Hellraiser (Hellraiser Bloodline, 1996), la cuarta de Leprechaun (Leprechaun 4, 1997) e incluso una versión independiente de Drácula (Drácula 3000, 2004). En esta película vuelven a dotar a los critters de inteligencia, pero eliminan todas las habilidades que tenían o iban adquiriendo en cada película. Tampoco dedicaron mucho esfuerzo en el vestuario, ya que de futurismo tiene poco, aparte da la sensación de que los critters quedan apartados en un segundo plano. En mi opinión, la más floja de la saga. Esperemos que si finalmente la serie llega a ver la luz, sea para rejuvenecer tiempos mejores.

POR: VICENT COLLADO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s