Lo bueno si breve… (o cómo mis películas favoritas podrían haber sido mucho más cortas)

…dos veces bueno. O al menos eso dice un clásico refrán de nuestra ancestral lengua. Aunque, como todo, tiene algunas excepciones. Una buena comilona o una señora noche de sexo, si duran más, pues mejor. Pero, vamos al meollo de la cuestión. Centrémonos en lo que aquí hemos venido a hablar, que tiene mucho que ver con ese refrán. ¿Alguna vez habéis tenido la sensación de estar viendo una serie o una película y pensar: “joder, todo esto es paja, le sobra la mitad”? Nosotros, más a menudo de lo que solemos reconocer en público. Por ese motivo, vamos a hablar, ya de una vez, de aquellos productos audiovisuales que se podrían haber acabado antes si alguien hubiera hecho el guión como toca. Vamos allá, sin rencores.

-El señor de los anillos

Siempre ha surgido a debate en las redes sociales que, todo habría sido mucho más sencillo si a Gandalf le hubiera salido de los cojones llamar a las putas águilas desde el principio. Perdón por mi lenguaje soez, pero es que es verdad.

“No, no, Gandalf no las llama a su antojo, son independientes, librepensadoras, actúan según su propio criterio, no a voluntad de terceros”.

¿Me estás diciendo entonces que a las águilas les mola el rollo sado? ¿Prefieren que haya guerras y se maten todos los seres vivientes de la Tierra Media? Joder con las caprichosas águilas.

“Pero, hombre, si eso ocurriera de ese modo, la historia perdería toda su esencia, no sería un relato épico”.

¿Épico? Épico era bajarte la trilogía entera en TS Screener para verla del tirón. En versión extendida. Parando sólo a comer e ir al baño. Eso es épico.

“Si las águilas se acercaran volando a Mordor, Sauron las vería y mandaría a los Nazgul”.

Ah, claro, las águilas, en su eterna jodienda al personal, se dejarían matar tontamente, son pacíficas, no saben meter un par de mecos si es necesario. ¿Eso es lo que insinúas?

Malditos seáis, no hay excusa, esta sí es la historia interminable y no otras.

La de horas homosexuales que nos habríamos ahorrado...

La de horas homosexuales que nos habríamos ahorrado…

-Origen

Ay, ‘Origen’, esa obra de ciencia ficción de Christopher Nolan. Alabada por muchos, odiada por otros tantos. A otros, ni fu ni fa. Pero, en gran medida, no pasó desapercibida. Nolan se puso a follar mentes a loco con su ida de olla sobre el mundo onírico. Que si sueños dentro de sueños, que si en cada de capa de sueños la sensación del tiempo aumenta, que si patadas para despertar, proyecciones de la mente…

Un auténtico batiburrillo de conceptos para decirnos que, a través de los sueños, se puede manipular la mente de las personas, haciendo que una simple idea incrustada en nuestro subconsciente cambie por completo nuestra vida. Hasta ahí todo bien, ¿no? Ah, bueno, hay que añadir a esto que cada sueño tiene unas proyecciones del subconsciente un tanto irascibles que, a la primera de cambio, no dudarán en matarte, siguiendo una sencilla premisa: “si las proyecciones se dan cuenta de que te has entrometido en el sueño, vas a ser el blanco de su ira”.

Estas proyecciones son capaces de sacar todo un arsenal ofensivo contra ti, pero tú huye y defiéndete, pero tampoco te pases. Si es todo un sueño, ¿era tan difícil soñar que a todas las putas proyecciones les estallaba la cabeza en mil pedazos? Habría sido mucho más rápido y habríamos disfrutado con el gore. Y no me discutáis, o me meteré en vuestros sueños y haré que penséis que vuestro mundo no es real.

Ah, bueno, existe otra visión bastante acertada sobre el problema que tiene Di Caprio. Una imagen vale más que mil palabras en un guión de Christopher Nolan.

post-9265-Inception-Memes-ahVY

-Matrix

Si hablamos de idas de olla, los hemanos Wachowski tampoco andan nada cortos. No, no vamos a hablar de cambios de sexo. Y no, tampoco del Destino de Júpiter (¡Dios nos libre!). Coño, lo habéis leído, pone Matrix, Matrix, laaa maaatriiiiiz. Esto suena mejor si lo leéis con la voz del mítico personaje de José Mota, Blasa. Al lío. Todos recordamos esa mítica escena en la que Morfeo le ofrece a Neo (por aquel entonces aún Thomas Anderson) dos pastillas: la pastilla roja y la pastilla azul. No, por el momento no vamos a hablar de política. Simplemente vamos a hablar de por qué cojones eligió la pirula que lo complicaba todo.

Pues porque era subnormal. De toda la vida se ha dicho que las personas más ignorantes son las más felices. ¡Y cuánta verdad! ¡Nos habríamos ahorrado sus dos horrendas secuelas! Alguien, muy tiquismiquis, podría argumentar: “Pero es que, vivir engañado va contra la misma naturaleza del ser humano”. Mira, campeón, lo que tú digas, pero es mucho más tranquilito que tener que pelear con un mundo regido por las máquinas. Y nos habríamos ahorrado las secuelas.

Elige la otra, Neo, por dios.

Elige la otra, Neo, por dios.

Esto son sólo tres ejemplos, pronto traeremos más. O no. Porque si hacemos caso al refrán, si este artículo es lo suficientemente bueno, ¿para qué empeorarlo con una secuela? Larga vida a la simplificación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s