10 películas de animación que (tal vez) no conozcas pero deberías ver

Cuando normalmente se escriben artículos que repasen las mejores películas de animación de la historia del cine,  se suele caer en los (obligados) sitios comunes que todos conocemos: clásicos Disney, factoría Ghibli, estudios Pixar, y más de lo mismo cuando se habla de  realizadores.

Pero la Historia del Cine, tan inabarcable como cualquier arte, está repleta de cinematografías interesantes que de alguna manera u otra han sido obviadas de las páginas oficiales. Por ello, y como preludio animado a una futura sección de “Clásicos ocultos” que repasará películas desconocidas para el gran público (contemporáneas o no) pero claves en nuestra manera de entender el cine, queremos rescatar diez películas de animación que deberían, si no tanto como pasar a la historia, sí gozar del conocimiento y reconocimiento del público.

Grandes películas contemporáneas de cinematografías distintas que van desde las consabidas amas de la animación mundial (Japón y EEUU) hasta Dinamarca, Rumanía, Francia o Brasil. Pequeños tesoros que descubrir cuanto antes. Para los amantes de la animación en particular y del cine en general.

Cuando el viento sopla (Jimmy Murakami, 1986, Gran Bretaña)

Cuando el término novela gráfica aún no estaba tan de moda, Jimmy Murakami adaptó una del autor inglés Raymond Briggs, When the Wind Blows. El director, que ya había visitado el familiar y moralizante mundo del dibujante en The Snowman (1982), volvió sobre su imaginario para retratar una historia de amor y un alegato antibelicista. Y para ello, utilizó tanto la animación en Stop-motion como animación tradicional.

Cuando el viento sopla es un preciosa historia de amor cotidiano que nos cuenta como Jim y Hilda Bloggs, una pareja de ancianos amables y educados, se enteran de que su país podría entrar en una inminente guerra nuclear y para ello, empiezan a construir un refugio antinuclear en una alejada y pacífica zona rural británica.

Crulic (Anca Damian, 2011, Rumanía)

La cinematografía rumana, hoy respetada en todo el mundo por su potente aterrizaje internacional en festivales y cines desde el inicio del nuevo siglo, no ha gozado de una industria de cine de animación fuerte y conocida. Por ello, cuando en 2011, Anca Damian se propuso contar esta historia mediante animación, tuvo que formar al equipo de rodaje que jamás había estado de algo semejante. Y el resultado fue más que notable en un remix de técnicas que van desde la animación 3d, al escaneo y movimiento de imágenes reales, pasando por el dibujo a mano.

Crulic: drumul spre dincolo es un contundente drama documental que nos cuenta la historia de Claudiu Crulic, un ciudadano arrestado y encarcelado por robo en Polonia que exigió la ayuda del consulado rumano para defender su caso. La ayuda que nunca llegó le llevó a realizar una huelga de hambre que, finalmente, le llevaría hasta la muerte.

La canción del mar (Tomm Moore, 2014, Irlanda)

Tomm Moore sorprendió a todo el mundo el año 2009 con una particularísima película de animación llamada el El secreto del libro de Kells, que recuperaba el folklore irlandés en una historia de aventuras clásica realizada en una preciosista y ultra detallista animación en 2d.

Su celebración de lo bidimensional y las leyendas irlandesas surge, le ha llevado a realizar La canción del mar, una preciosa historia familiar llena de fantasía y realizada con un gusto por el detalle y un arte para la colorización que deja sin aliento a todo aquél que cae en sus redes. Una auténtica obra maestra técnica y argumentalmente.

It’s such a beautiful day (Don Hertzfeldt, 2012, EEUU)

En el año 2006, el cortometrajista Don Hertzfeldt empezaba una trilogía de cortos en la que plasmaba todas sus manías, filias, fobias y filosofías. Una pequeña y loca obra contituida por Everything Will be OK (2006), I Am So Proud of You (2008) y It’s Such a Beautiful Day (2011). Un año después, los tres cotrometrajes sufrieron un nuevo montaje que los fusionaba en una película tan llena de ideas, tecnicas, humor negro y genialidad, que probablemente sea una de las mejores películas de animación independiente USA del cine contemporáneo.

Ernest et Célestine ( Benjamin Renner, Stéphane Aubier, Vincent Patar, 2012, Francia)

¿Una historia sobre una rata que vive en un pueblo dónde se prepara a todas las ratas para ser dentistas y odiar a los osos y un oso que vive solo y se niega aceptar su destino de ser notario? Pues si, una auténtica y original comedia familiar que emociona y enamora a partes iguales. Y también un ejercicio de animación tradicional revelador de un profundo conocimiento de las claves de lo que ha hecho este formato, algo único.

Tekkonkinkreet (Michael Arias, 2006, Japón)

Una de mis favoritas de esta lista junto a la que sigue inmediatamente debajo. ¿Porqué? Tekkonkinkreet es, no sólo un prodigio de la animación por sus infinitos detalles y su imaginario absolutamente único, también es una película rebosante de ideas y conceptos cautivadores.

Michael Arias marcó con su debut un punto y aparte en la narrativa tradicional del anime japonés con una apuesta millonaria que rompía moldes en cada escena. Un increíble ejercicio futurista, una bella historia de amistad, un oscuro relato de cine negro, un cóctel tan variado y fascinante como la infinita paleta de colores que la habita.

El niño y el mundo (Alê Abreu, 2013, Brasil)

¿Puede una película muda hablar de todo? Pues sí y O menino e o mundo es la prueba. Esta película de animación brasileña recorre argumentalmente la pérdida de la infancia, la lucha de clases, el paso por la adolescencia, la entrada del mundo idnustrial en zonas rurales, la llegada del capitalismo feroz a Brasil, la infinita batalla por la libertad de expresión, la madurez y pérdida de vitalidad, la entrada en la edad adulta y, en definitiva, el devenir de toda una vida.

Amén de un precioso ejercicio de estilo, O menino e o Mundo es una obra mayúscula y ejemplarizante del perfecto equilibrio entre  contenido y continente. Una película de animación tan ambiciosa como emocionante que no hace más que hablarnos del mundo en el que vivimos, y en el que crecemos, trabajamos, luchamos y morimos y con suerte, llegamos a amar.

Waking Life (Richard Linklater, 2001, EEUU)

El director de la famosa trilogía Antes de… ( 1995, 2004 y 2013) y de la alabada Boyhood (2014) investigó en 2001 sus más profundos adalides filosóficos a través de la técnica rotoscópica. Utilizando actores reales, y animándolos frame a frame, Richard Linklater teorizó sobre el significado de los sueños y de la vida en una película que sin duda fue fundamental para que a Nolan le naciese la idea de Origen (2010).

Linklater volvió a utilizar la rotoscopia mejorando al técnica pero no la profundidad temática con la adaptació del relato de Philip K. Dick A Scanner Darkly (2006). Su primera cita con esta curiosa técnica de animación fue sin duda mucho más allá: una fuente inagotable de ideas fascinantes sacadas directamente de su subconsciente.

Is the man who is tall happy? (Michel Gondry, 2013, Francia)

Otro de los niños mimados del cine independiente USA (y francés) también ha investigado sus manías, ideas y referentes desde el vasto mundo de la animación. Este documental que narra una serie de entrevistas entre el director y Noam Chomsky es también un manual acelerado de filosofía lingüística que hay que ver más de una vez.

En su momento (podéis leerlo aquí) escribí sobre ella que es un documental sobre “la capacidad de crear que el propio director utiliza para reflexionar sobre su trabajo y buscar una explicación a lo que hace. Interrumpiendo el enorme discurso de Chomsky, Gondry convierte este magnífico documental en una pieza hecha para pensarla y no tanto para verla o disfrutarla (que también, y varias veces). Un notable trabajo de aproximación a una obra (la de Chomsky) tan vasta como necesaria”. ¿Os la váis a perder?

Strings (Anders Rønnow Klarlund, 2004, Dinamarca)

Y terminamos nuestra ronda de recomendaciones con una de las películas más particulares de la lista. Espadas, venganzas, fantasía, batallas épicas y marionetas. Una curiosísima hibridación genérica y técnica que cautiva por su extremada rareza y por su apabullante sentido de la aventura.

Por: @FrancescMiro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s