Mr. Turner

En la última entrega de la saga de James Bond, la vibrante Skyfall (2012) de Sam Mendes, el agente 007 se dirigía a la National Gallery de Londres para reunirse con su habitual proveedor de gadgets, Q. El encuentro se daba delante de uno de los cuadros más famosos de Joseph Mallord William Turner (1775-1851), El temerario remolcado a dique seco (1839), en el cual el personaje interpretado por Daniel Craig solo veía “un maldito barco enorme”. Apenas dos años después, dentro de la misma cinematografía británica, Mike Leigh imparte una clase magistral sobre la profundidad de aquel cuadro y su creador que haría rectificar al famoso espía su delirante crítica artística.

1280px-Turner,_J._M._W._-_The_Fighting_Téméraire_tugged_to_her_last_Berth_to_be_broken
Aunque Mr. Turner solo se centra en los últimos 25 años de la vida del pintor consigue hacer un retrato completo de su existencia. La cinta logra una simbiosis perfecta entre la vida sentimental del artista y su trayectoria profesional. No hay ninguna escena superflua, a pesar de que muchas de ellas no produzcan ninguna consecuencia, porque todos los elementos del filme están sometidos al estudio de su protagonista.

Y es aquí donde hay que hacer especial hincapié en el sublime trabajo de Timothy Spall interpretando al pintor romántico. El actor londinense crea a su personaje deformando sus facciones y sus movimientos corporales de una manera que en ocasiones nos recuerda a la ya antológica labor de Joaquin Phoenix en The master (2012) de Paul Thomas Anderson.turner big-2026

 

No obstante, a diferencia de tantos otros biopics, Mr. Turner no es un banal vehículo de lucimiento para su actor protagonista. No hay fallos en ninguno de los apartados de la película. La fotografía resulta impecable al hacer que los momentos más íntimos del filme sean precisamente en los que el protagonista se encuentra solo en la inmensa belleza de la naturaleza. Igualmente, la música es soberbia y todo el trabajo de ambientación es prodigioso.

Desde que la película se presentara en la pasada edición de Cannes y ganara el premio al mejor actor se han alzado algunas voces críticas contra Leigh reprochándole que no haya tratado de transgredir los esquemas tradicionales del biopic. No obstante, si bien es cierto que Mr. Turner no es (ni pretende ser) Andrei Rublev (1966) de Andrei Tarkovsky o Mishima: una vida en cuatro capítulos (1985) de Paul Schrader (por citar algunos ejemplos de biografías excepcionales) no solo está a años luz de ser un filme convencional sino que es una de las experiencias cinematográficas más gratificantes del año.

Lo mejor: La película es un retrato fascinante de una persona fascinante.

Lo peor: Los títulos de crédito y pensar que Timothy Spall puede no ganar todos los premios a los que aspira.

mr-turner-2014-003-turner_macguffilms

Por: Carles Gómez

Anuncios

2 comentarios en “Mr. Turner

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s