IV Festival Márgenes: huir de uno mismo

A veces pasa que nos miramos al espejo y no sabemos muy bien quién está al otro lado. Observamos nuestro rostro, con cara de imbéciles, e intentamos averiguar qué hacemos y porqué lo hacemos. Vacíos y sin respuestas, dejamos de mirarnos, nos lavamos la cara y pensamos que mejor dejarnos de gilipolleces.

Eso le pasa a los dos protagonistas de dos películas de la Sección Oficial del IV Festival Márgenes. Una sección oficial que podéis ver aquí de manera gratuita y que consigue, con su desafío al espectador, volverse cada vez más tentador a los ojos del cinéfilo con hambre. “Las altas presiones” y “El rostro”, son películas de  personajes desubicados que huyen de sí mismos sin entender porqué. Que se miran al espejo sin reconocerse. Que hablan o comparten con sus seres queridos vivencias que no terminan de vivir. Que plantean, cada una a su manera, preguntas al reflejo de nosotros mismos.

Las altas presiones

Miguel vuelve a su ciudad natal para buscar localizaciones para una película que no es suya. La vuelta a sus raíces no parece provocar en él nada más que estupor: no se siente cómodo siendo quién es y haciendo lo que hace. Es quien es, y hace lo que hace de manera automática y sin pensar demasiado. Pero cuando grava el paisaje que le rodea, siente la necesidad de buscar explicaciones.

Con un buen aprovechamiento del formato del cine dentro del cine, y ganas de ahondar en las dudas que carcomen a más de una generación (en este caso a la que ronda la treintena y ha entrado en el mundo laboral), Ángel Santos radiografía en Miguel el sentir de muchos. Vagando, buscando sin encontrar, lo que nos ancla a un presente que no entendemos. Y trazando, a su vez, una sencilla historia de reencuentro no falta de ternura.

altas_presiones

Sin terminar de darle la última vuelta al tornillo que aguante una estructura tan efímera como la plantea, “Las altas presiones” es una película sorprendente. Es cierto que no llega a emocionar pero no es menos cierto que contiene un insólito atino en plasmar relaciones personales con sutileza. Amén de la naturalidad y cercanía con la que se desarrolla el conflicto interno de sus protagonistas. Una eficiente historia de búsqueda de uno mismo en un momento de la vida en la que lo que menos nos interesa, es encontrarnos.

Podéis ver gratis “Las altas presiones” aquí.

El rostro

Sucede que a veces, no hay otra manera de encontrarse a uno mismo que con los demás. O conseguir desconectar de uno para entender que no somos más que lo que compartimos con los que nos rodean. Por mucho que intentemos huir. Eso es lo que hace el protagonista de “El rostro”, huir de él mismo remontando un río con una canoa, hacia un lugar extraño.

El-rostro-Gustavo-Fontán

Allí, este hombre vive como un nómada vagabundo atrapado en una isla: experimenta, caza, rastrea, toca, huele, escucha. Y todo sin querer abandonar un lugar en el que pronto empiezan a renacer sus propios miedos. Es entonces cuando otros personajes se cruzan con él, festejan con él y ríen con él. Pero sin terminar de estar vivos, ahí donde el se encuentra.

A pesar de todo, al contrario que lo que ocurría con “Los ausentes“, el encuentro con lo sobrenatural no resulta del todo convincente. Tampoco el retrato experimental de ése paisaje, a priori bello, pero cuyos saltos entre el 16mm y super8 no hacen más que agobiar. Aunque puede que lo busque. Al final, Si aquella exigía entrar en ella pero recompensaba por su lirismo y la belleza del entorno, “El rostro” exige que creas que el experimento sin esperar recompensa.

Puedes ver gratis “El rostro” aquí.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s