Exodus: Dioses y Reyes

A medida que van pasando los años, los sucesivos intentos de Ridley Scott por repetir el éxito de Gladiator (con cintas como El reino de los cielos, Robin Hood o la actual Exodus: Dioses y reyes) no hacen sino revalorizar el logro alcanzado por aquel renacimiento del péplum.

Resulta verdaderamente difícil volver a generar el elemento clave que proporcionó ese triunfo: la empatía con la que conectábamos con el Máximo Décimo Meridio interpretado por Russell Crowe. La nueva película de Scott, a pesar del encomiable esfuerzo de Christian Bale por tratar de dotar de complejidad y altas dosis de locura a su Moisés, vuelve a fracasar en este aspecto. Pero no sólo el héroe de Exodus es peor que el de Gladiator. El villano de la función, un débil Ramsés interpretado por Joel Edgerton, no llega ni a rozar la excelencia del emperador Cómodo que en su día compuso Joaquin Phoenix. Igualmente, los soberbios roles de Oliver Reed, Richard Harris, Derek Jacobi y Djimon Hounsou superan con creces al ejército de secundarios desdibujados de la trama bíblica, incluyendo a unos desaprovechados Ben Kingsley, John Turturro y Sigourney Weaver.

Exodus-Gods-and-Kings-6

Es evidente que las comparaciones son odiosas y que no se debe castigar un film por ser peor que uno de sus referentes, pero lo cierto es que el caso que nos ocupa no funciona del todo incluso juzgándolo de manera independiente. Sin duda alguna, el mayor problema de la película es su guion. El relato avanza a trompicones con la absoluta certeza de que la historia es suficientemente famosa como para no tener que exponerla de una forma coherente. De manera que sólo aquel que conozca el relato contenido en el Antiguo Testamento puede comprender el devenir del film.

Tanto la simplicidad con la que están expuestos todos los conflictos emocionales como las constantes elipsis que eliminan toda lógica en la sucesión de las secuencias hacen que la inmersión total del público en el espectáculo sea imposible.

Exodus_diosesyreyes

No obstante, queda muy patente el empeño del director por dotar a su obra de cierta personalidad o al menos por diferenciarla de cualquier blockbuster al uso. La película contiene algunas imágenes poderosas (el caballo blanco empequeñecido ante la gigantesca ola) e incluso ciertos instantes de gran ingenio visual (Rámses tomando una decisión ante una cuna vacía). Scott consigue de este modo hacer un film entretenido y al mismo tiempo escapar por los pelos de algunas de las críticas que viene arrastrando a lo largo de su carrera, como la que hace Jordi Costa en una de sus memorables conversaciones con Jaume Figueras:

“Me parece muy sospechoso enlazar películas tan aparatosas. Hasta qué punto Ridley Scott es un director que está siguiendo al dedillo cada paso de sus proyectos o simplemente se plantifica en el rodaje de Black Hawk derribado, da cuatro órdenes militares y se marcha a emprender la siguiente”.

Exodus-Gods-and-King

Precisamente el director británico ya está rodando su próxima incursión en el cine de ciencia ficción, The Martian, con Matt Damon y Jessica Chastain. Esperemos que en esta ocasión su pericia visual esté al servicio de un guion más notable.

Lo mejor: Los puntuales momentos de brillantez en la puesta en escena y la “reformulación” del personaje de Moisés.

Lo peor: Confía ciega, y casi irrespetuosamente, en la fidelidad del espectador.

Por: Carles Gómez

Anuncios

2 comentarios en “Exodus: Dioses y Reyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s