Macguffilms en #Sitges2014: Dostoievski, suciedad y matrimonios conflictivos

Ya vamos cogiendo el ritmo. Cuesta entrar en calor pero nuestro cuerpo ya se ha acostumbrado a esto. Así que hoy hemos tenido un poco de todo. Pero, si nos paramos a pensar, todas se quedan en algo tedio. Estamos esperando la gran película, la que nos hace pensar que aquello vale la pena vivirlo en Sitges. La que te hace debatir y debatir… y la que aún no ha llegado. Eso sí, algo interesante si que ha pasado hoy en Sitges.

Por la mañana nos metemos en “Over Your Dead Body”, nueva fantasía de Takashi Miike que, en esta ocasión, se pone a prubea testando dos de sus facetas más reveladoras: respeto y representación de las costumbres japonesas y fantasía/acción salpicada gore. Una compañía de teatro ensaya una obra clásica del imaginario japonés, una historia sobre traiciones matrimoniales y fantasmas. Las cosas se complican cuando, fuera de los ensayos, realidad y ficción empiezen a fusionarse.

over-your-dead-body_05

Partiendo del (casi) siempre interesante juego de realidad dentro de realidad, Miike utiliza elementos que le son familiares para narrar una historia de fantasmas en la que se cuelan los celos y los matrimonios en crisis. Una película a la que le sienta especialmente bien la recreación de la obra de teatro, de acabado muy cuidado, y la inserción puntual, directa y avasallante del elemento paranormal. Pero, al final, se descubre como una artimaña demasiado evidente para los rodeos que su entramado narrativo experimenta.

Por su parte, la mejicana “El Ardor” se queda como una de las propuestas de más valor a la hora de intentar explotar los recursos con los que cuenta, pero de poco resultado final. En ella, un jove indigena chamán llega a una granja amenazada por mercenarios. Cuando éstos provocan la muerte del padre de familia de la granja y secuetran a su hija, el indígena (Gael García Bernal) decide ir a salvarla.

El-ardor-21-e1408472674384

“El Ardor”, cobra sentido y recupera brillo cuando se descubre como un pequeño homenaje al western, esta vez con ambiente selvático. Pasa que, del guiño al oficio hay un paso. Y sus puntuales y conseguidas escenas de persecución, así como algún acierto en cuanto a fotografía, no la salvan de ser una película previsible y lo que es peor, algo soporífera.

Acto seguido entrábamos en “Alleluia”, sin saber muy bien que íbamos a ver. Y de pronto, nos encontrábamos con una suerte de “Los asesinos de la luna de miel” francesa. Una mujer que acaba de salir de una relación conflictiva, se enamora de un misterioso hombre. Cuando descubre que él es un seductor que liga con mujeres para robar su dinero, decide que no lo abandonará: le ayudará en sus próximos tejemanejes de cama. Aunque ello suponga que viva los límites más sangrientos de los celos.

Alleluia-3

Rodada persiguiendo y buscando la proximidad de la piel, la locura sangrienta en al que los enamorados de ven metidos, cobra cierta cercanía que la convierte en un plato atrevido. Eso, no obstante, no quita el hecho de sus mal disimulados fallos de ritmo que la llevan a  que durante la mitad de la película no pase nada, y durante la otra mitad pase algo que sólo en cuarenta minutos ya deviene repetitivo.

Más entretenida ha sido “The Double”. De hecho, en el mismo festival, hace un año, veíamos Enemy, una adaptación de una novela de Saramago que hablaba de un hombre que descubre que tiene un doble, alguien exactamente igual que él.

The Double, con la misma premisa (adaptando, en este caso a Dostoievski) viene cargada de suficiente personalidad como para enmarcarse como una propuesta radicalmente diferente. Un ambiente opresivo, un uso exageradamente artificial de las luces (que a veces enmascara la pobreza de decorados) y un humor ácido la convierten en una rara avis bastante solvente. Su habilidad para manejar la ambigüedad fantástica del relato entretiene sin altibajos.

THE DOUBLE 2013

Pasa que un servidor no es demasiado adepto de Jesse Eisenberg, y sobre él pesan la doble personalidad protagonista indisimuladamente distinta y la rápida verborrea que deviene cargante. Sus forzadas actuaciones, y su insistencia en la recreación de un universo algo pobre la convierten en una propuesta que no pasa de interesante.

Y terminamos con lo mejor más sucio del dia: “Filth”. La reivindicación de Irvine Welsh, en tiempos de consultas pro-independentistas, como símbolo de la identidad escocesa parece hoy algo casi insultante. Pero lo cierto es que el camino hacia el realismo sucio que su narrativa lleva de manera inherente debería ser considerado abanderado del odio de varias generaciones engañadas.

Filth4

“Filth” parte del mismo ambiente sucio que “Trainspotting”, y de la misma rabia que la generación que creció recitando el inicio de la segunda. Y pronto, avanza hacia un estado a medio camino entre la sátira, la burla de la corrupción y el drama del corazón destrozado. Hasta conseguir meternos en la enfermísima mente de un inspector de policía excesivo y adicto. Un enorme y entregadísimo James McAvoy, en uno de sus mejores papeles hasta la fecha.

Filth5Al final del día, hablamos con Joaquim Vallet. Él nos cuenta que está igual que nosotros: esperando la gran película. La que nos haga pensar, la que nos golpee, la que de la campanada, la que cree polémica… y sigue sin llegar. Pero aún queda festival por delante, tranquilos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s