Macguffilms en San Sebastián: a mitad de camino

Hoy es el día que menos hemos dormido. Ya os hemos contado lo difícil que resulta llegar desde Valencia a Donostia en autobús, y hoy, hemos dado la bienvenida y hemos dicho adiós algunas personas que estarán y estaban en San Sebastián. A partir de hoy, somos dos los que estamos en el festival. Mejor dicho, seguimos siendo dos, pero ahora escribimos dos. Se ha marchado nuestra compañera y fotógrafa @iosin_, y ha venido Carles Gómez, que ya ha escrito en Macguffilms más de una vez. A partir de ahora, lo que aquí se escriba, será a cuatro manos. No nos hacemos responsables (bueno, sí), de lo que surja de la combinación. Ha salido nublado, pero no parece que tenga intención de llover, así que es el tiempo perfecto para ir al cine y correr de una sede a otra del festival sin sudar demasiado. Estamos a mitad de camino de esta 62 edición del festival de San Sebastián. Aún queda mucho por delante. El aire fresco y limpio inspira cine.

CIMG0686

Nuestra primera incursión hoy, es uno de los que esperábamos, fueran platos fuertes del festival. “Haemoo”, el thriller marítimo de Shim Sung-bo, el hombre que fuera guionista de la excelente “Memories of a murder”. Pues bien, a priori esperábamos un drama rodado en un barco, con tintes de sangre asiática. Es positiva nuestra sonrisa de satisfacción cuando al salir del cine, creemos que ha sido mucho más.

Haemoo cobra fuerza y un poderoso sentido de reflexión cuando se oscurece. La trama va cayendo en un pozo oscuro que revela lo pero del ser humano. Y todo en un contexto regido por sus propias reglas: el de los pescadores y el mar. Un espacio (el barco) condensa de manera hábil tramas y subtramas para, finalmente, centrárse en pocos personajes y desdibujar, casi deshechar voluntariamente aquellos que no le sirven. Y siéndo, hasta cierto punto, lógico su desarrollo, el punto de locura que hace abrir los ojos al espectador,  se filma con una naturalidad que atrapa.

La presencia imponente de Kim Yoon-seok, su habilidad para hacer lógica la ilógica, y su naturalidad (casi cómica) en el manejo de los actos terribles como parte indivisible de los actos altruistas del ser humano, hace de “Haemoo” un debut de un carácter y un valor evidente.

img_19019A pesar de que su director, Christian Petsoldek, diga que Phoenix es “una metáfora sobre las consecuencias personales padecidas por muchos alemanes”, lo que la película verdaderamente expone es la triste historia de una mujer profundamente enamorada. En ella, una extraordinaria Nina Hoss (firme candidata a la Concha de Plata a la mejor actriz) interpreta a una superviviente de Auschwitz, con la cara reconstruida tras los estragos sufridos en el campo de concentración, que trata de recuperar a un marido que ni siquiera la reconoce.

Phoenix (Foto película) 6713Al igual que Judy (Kim Novak) se deja convertir en Madeleine para deleite de Scottie (James Stewart) en Vértigo (Alfred Hitchcock, 1958), la protagonista de Phoenix se deja transformar en ella misma para satisfacer el deseo de su esposo por recuperar la herencia de su mujer a la que cree desaparecida. Es en esta poderosa premisa (tratada de manera sencilla a pesar de su aparencia enrevesada) y en su supremo final donde la película resulta gratamente apreciable superando la modestia de su acabado formal.

img_19846Por la noche nos enfrentamos a Jauja desconociendo absolutamente todos los trabajos anteriores de su reputado director, Lisandro Alonso, pero con la esperanza de encontrarnos con un filme, como mínimo, diferente. El relato se centra, o cuenta como excusa argumental, en la historia de un ingeniero danés (Viggo Mortensen), de finales del siglo XIX, en busca de su hija fugada con un soldado del Ejército Argentino. La primera parte de la película expone de manera sosegada la convivencia entre la familia danesa y la milicia, pero es la segunda parte cuando la abstracción domina por completo el relato, que empieza a consistir básicamente en largos planos de Mortensen recorriendo la Patagonia argentina.

El pretendido lirismo de Lisandro Alonso y el poeta Fabián Casas, coguionista del filme, provoca más hastío que admiración y solo salva la narración con puntuales momentos originales (como el encuentro inesperado en la cueva) o con algunas imágenes hermosas fotografiadas por Timo Salminen, colaborador habitual de Aki Kaurismäki.

Jauja (Foto película) 5788En resumidas cuentas, las espectativas por ver algo distinto no fueron traicionadas, lo que se agradece, a pesar de que no se saldaran con una experiencia cinematográfica satisfactoria. Aun así, la velada terminó de manera muy agradable gracias al coloquio y presentación del equipo completo de la película, quienes fueron los primeros en destacar la complejidad de su propuesta.

IMG_0044

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s