El amanecer del planeta de los simios

El origen del planeta de los simios” sorprendió por su inteligencia a la hora de abordar el inicio de una historia cuyo final era conocido por todos. La libertad con la que aquella transformó la saga (si se le puede llamar así) resultó ser refrescante e incluso rozar lo memorable en alguna escena.

Entonces vimos como los errores humanos habían llevado a la creación de algo que podía llevar a su destrucción como especie (el argumento más utilizado en la historia de la ciencia-ficción) y eso nos hizo dudar de si era tan original como parecía. Pero descubrimos también, como evolucionaba un personaje al que conseguíamos comprender y con el que empatizábamos de manera inesperada.

César, gran Andy Serkis, demostraba que siendo un simio podía ser tanto o más carismático que un primer plano de James Franco con los ojos llorosos. Sobre los hombros del simio de inteligencia superior recaía el futuro de la saga, y a todos nos parecía bien. En cambio, en “El amanecer del planeta de los simios” César es el líder sabio y responsable. El Gandalf que predica la razón y el entendimiento por encima del odio pero que tiene claro que si hay que luchar, se planta cara. Es el mismo durante todo el film.

Caesar_Macguffilms

Aún así, lo que encorseta de verdad a esta nueva entrega de la saga es la responsabilidad de llegar al sitio de la historia al que sabemos que va a llegar. De intentar justificar cada uno de sus movimientos para que entendamos lo inevitable que es que nuestro planeta, algún dia se llame Planeta de los Simios. Su lastre es llevar la historia a otro nivel, algo que la primera no necesitaba.

Todo esto, pero, no significa que “El amanecer del planeta de los simios” no tenga suficientes alicientes por ella misma. Allá donde la anterior ponía en el punto de mira la crueldad humana como base para la rebelión de los simios, en esta, es la constante búsqueda de paz de ambas especies y sus (escasísimas) diferencias como tales lo que hace estallar el conflicto. Uno que, todo sea dicho, tarda un poco en llegar pero cuando lo hace es suficientemente ágil como para ofrecer entretenimiento e imágenes impactantes a raudales.

Es cierto que Jason Clarke no es James Franco. Que la pobre Keri Russell tiene el papel de estar y ser mujer (en una saga que parece erigida sobre la demostración de masculinidad). Y que Gary Oldman cumple poniendo caché, pero no talento. Y también es cierto que los problemas paternofiliales asomados en ambos bandos del conflicto no llegan a cuajar.

Pero a pesar de todo, se las arregla para que los giros esperados le sienten bien. Para que la reconciliación y su parte dramática le sienten bien. Y para que su intento de disimular que es más que entretenimiento, le siente bien. En definitiva, para que nos entretenga viendo algo que creemos que es más diferente de lo que es. César y los suyos (apabullantemente bien hechos) tienen suficiente carisma como para sobrellevar ellos solos una historia a la que cada vez le sobran más humanos y le faltan más simios.

el-amanecer-del-planeta-de-los-simios_macguffilms

Lo mejor: su apartado visual y el trabajo de Andy Serkis.

Lo peor: no ser tan libre como su predecesora.

Por: @FrancescMiro

Anuncios

Un comentario en “El amanecer del planeta de los simios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s