Mil maneras de morder el polvo

Mil maneras de reír en el oeste

El western es uno de esos géneros que se inventó, prácticamente, a la vez que se inventaba el mismo cine. Es verdad que, hoy en día, cuesta ver grandes films que sean, a su vez, grandes westerns. Para muchos, el último gran western fue ‘Sin Perdón’; desde luego, grande donde los haya. Aunque, en mi humilde opinión, no hay que desmerecer ‘El tren de las 3:10’ que, pese a ser un remake, es un notable western.

Mil_maneras_de_morder_el_polvo-805416013-largePero, hoy en día, es más fácil encontrarnos con películas que tienen de telón de fondo el lejano oeste, pero que no son un western, en el sentido clásico. Ya le pasó a ‘Valor de ley’ de los Coen que, sin ser un western al uso, sí era una buena película con el oeste de fondo. Pues bien, lo mismo ocurre con esta ‘A million ways to die in the West’ que, ya puestos a realizar traducciones libres, pues la he bautizado como ‘Mil maneras de reír en el oeste’.

Porque otra cosa no, pero reír, uno se ríe. Leía una crítica en la que decían algo así como que en este film existen como un millón de chistes de los que sólo funcionan 500.000. Pues oiga, ya funcionan muchos más que en cualquier comedia convencional. Y es que, no nos olvidemos, aunque lo disfracen de western, esto es una comedia y, sí, hace reír. Punto a su favor, desde luego, cumplir su propósito. Como un episodio de ‘Mil maneras de morir’, se toma la muerte como algo cómico ya que, como reza la premisa de la peli: En el lejano oeste podías morirte casi de cualquier forma, desde la más estúpida hasta la más complicada.

Gags, gags y más gags, la peli funciona así, a ritmo de gag, tanto es así, que cuando se ausentan uno nota como se pierde el ritmo de la película, tienes la sensación de que si no te están haciendo un gag detrás de otro la película no tiene sentido. Quizás sea un problema de la película; quizás, del espectador. Lo que es cierto es que uno tiene la sensación de estar en una montaña rusa y pasa de la euforia cómica a la absurda nada.

Por otra parte, cabe destacar el gran elenco aquí juntado. Todo caras conocidas: Charlize Theron, Amanda Seyfried, Liam Neeson, Neil Patrick Harris, Giovani Ribisi, Sarah Silverman… Son rostros, más o menos conocidos, a los que hay que juntar algún que otro cameo que acontece durante el film, lo que le da un cierto toque encantador a la película. Quizás, la peor parte de esto es el propio Seth MacFarlane que, sinceramente, todas las buenas dotes que tiene como animador, las pierde delante y detrás de una cámara en un film con personas.

a-million-ways-to-die-in-the-west-4

Con todo, es una película lo suficientemente entretenida como para ir al cine a ver con unas palomitas y colegas, echarse unas risas (al contrario que otras comedias, sus mejores gags no los has visto en los tráilers) y disfrutar de vivir en una época donde la esperanza de vida es elevada y se han reducido las muertes absurdas, un poquito aunque sea.

Lo mejor: Es una comedia que te hace reír, no sólo a los amantes del humor de MacFarlane.

Lo peor: El propio MacFarlane, es torpe delante y detrás de la cámara.

Por: @RubenSebas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s