Macguffilms en #CinemaJove: el meridiano del festival

Una de las primeras cosas que tienes que aceptar cuando cubres un festival, es que no vas a poder cubrir todo lo que te gustaría cubrir. Como el desdoblamiento celular y la clonación aun no están controlados, haces lo que puedes para ver lo que puedes y escuchar lo que puedes con el tiempo que tienes. Así pues, a veces, confiando en el tiempo justo y en que el metro llegue a su hora, puedes perder buenas oportunidades. Es el caso de los que el lunes esperaron veinte minutos en una parada de metro para que les llevase al centro de valencia, donde se proyectaba “Violet” de la Sección Oficial de Largometrajes de esta edición del CinemaJove.

Como no pudimos llegar a tiempo, y la taquilla estaba cerrada, fuimos hacernos los cafés y las cocacolas necesarias para aguantar. En parte, casi era necesario:  el día anterior, la celebración del premio de nuestro colaborador, (Carles Gómez ganó el Primer Premio del “Encuentro Audiovisual de Jóvenes con su corto “La Moderna Metamorfosi), se alargó más de lo estrictamente recomendable. Y, con el azúcar y la cafeína necesaria para engañar al cuerpo durante unas horas, nos dirigimos al Ayre Astoria Palace, para asistir a un encuentro con tres críticos de cine de larga trayectoria.

“La crítica cinematográfica en conflicto” era el título de la mesa redonda que reunía a Oscar Peyrou, Carlos Pumares y Antonio Llorens. Peyrou es presidente de la Asociación Española de la Prensa Cinematográfica, y delegado de la Federation Internationale de la Presse Cinematographique (FIPRESCI) en Madrid. Carlos Pumares, por su parte, lleva tantos años en la profesión como la profesión existe en este país: su programa “Polvo de estrellas” en Antena 3 Radio fue el primer programa de radio dedicado al cine de nuestro país. Hoy escribe en La Razón. Por su parte, Antonio Llorens lleva 40 años como crítico de cine en “Cartelera Turia”, la publicación cultural de más prestigio del territorio y una de las más respetadas del país.

CIMG3166

Los tres críticos debatieron sobre el estado de la crítica que, con el pasar de los años, se ha convertido en un sector en permanente crisis (si no lo ha estado siempre), debido a la irrupción de las nuevas tecnologías y la crítica no profesionalizada. Peyrou y Pumares coincidieron en relativizar el papel del crítico como actor de peso en la industria, ya que según el segundo “El crítico de cine sólo es bueno si el lector está deacuredo con él”, a lo que Peyrou añadió que el trabajo del crítico es algo siempre incompleto “pues a su trabajo se suma la participación última del espectador, sin el cual la crítica carece de sentido”.  Para él “crítico puede ser cualquiera, si se ve mucho cine, se tiene sentido del humor y se es medianamente inteligente”.

Para Llorens, el papel del crítico es esencial puesto que “el crítico debe educar al espectador”. Para él, el crítico de cine no es quien decide si una película es mala o buena, es quién le dice porqué es buena o, si es mala, porque debería el espectador acudir a ver otras películas semejantes que si fueran buenas. El criterio subjetivo y la línia que separa lo objetivo  de la mirada única e inseparable del espectador profesional es el debate más antiguo de la profesión. ¿Es imposible ser totalmente objetivo en la crítica cinematográfica? Los tres coincidieron en que no, aunque el debate se estancase hasta embarrarse profundamente por la posición inamovible y la excesiva convicción de cada uno de los participantes.

CIMG3170

De la mesa redonda con los tres respetados críticos nos dio el tiempo exacto para acudir a nuestro primer programa de cortometrajes de la Sección Oficial en lo que llevamos de festival. Como ya ocurriera el año pasado, los programas de cortos son siempre una grata sorpresa porque es imposible no encontrar pequeñas joyas cinematográficas. Pasamos a hablaros de algunos de ellos.

Seguramente, uno de los que más gustó al público por sus constantes carcajadas fue ‘Partouze’ (os ahorramos la búsqueda en Google que puede ser un tanto obscena ya que significa “orgía”). Tres parejas, dos novatas y una experta, se preparan para un intercambio de parejas que les permita liberarse, encontrar sensaciones diferentes en el plano sexual, salir de la rutina del matrimonio. Evidentemente, cabría esperar que la vis cómica surgiese de la inexperiencia, de chistes fáciles, pero no, la fuente de chistes es una lámpara. Sí, una lámpara es la causante de las risas. Pero bueno, dejando eso de lado, es un buen corto y eficaz, consigue lo que se propone y deja buenas sensaciones finales.

Partouze022-800x450

Otro de los cortos de este programa, el octavo, que podríamos destacar es el polaco ‘Matka’ (madre). Es de esos títulos que describe a la perfección el contenido del mismo, que ofrece lo que promete. Una madre es la protagonista, con un cargo político pendiente de un hilo por un jugoso escándalo, esta madre dejará de lado este problema para ejercer de madre y hacer todo lo posible por ayudar a su hijo a quien encuentra en un estado calamitoso y con un “marrón del copón” que no desvelaremos para no quitarle el encanto. Las madres, esos seres que lo dan todo por sus hijos y no esperan nada a cambio, no preguntan, actúan, no juzgan sus hechos, ayudan. Vivan las madres.

Quizás menos destacable, pero eso no significa que sea malo, nos encontramos otros dos cortos que también merecen mención. Por un lado, ‘Matar a un perro’. Va de eso, de matar a un perro. Así, sin más. Ahora bien, cuenta con la típica notificación de “ningún perro ha sido lastimado durante la grabación de este corto”. En líneas generales, es una especie de thriller en el que lo más destacado es su ambientación ya que la historia, en sí misma, no da para mucho más. Por otro lado, ‘Drone Strike’, uno de esos cortos bien hechos que atesoran una gran cantidad de medios. En esta ocasión tenemos delante una misma historia narrada desde dos puntos de vista y que nos muestra cómo los países occidentales tienen una inmensa facilidad para matar, simplemente pulsando un botón pueden acabar con una vida y, seguidamente, volver a la tranquilidad de su hogar familiar. Rutina laboral.

IMG_20140624_220457La noche nos trajo una proyección muy especial: ‘El efecto K, el montador de Stalin’, un documental que desde hace un par de años lleva cosechados, nada más y nada menos, 23 premios a nivel internacional. Nos da a conocer una figura histórica y prácticamente desconocida a la par que interesantísima. Ante nosotros, Maxime Stransky, alias Max Oppuls, actor y amigo íntomo del Sergei Einsestein que, gracias a una jugada del destino se convierte en un espía al servicio de Stalin. Gracias a un formato a medio camino entre el doncumental y la película y el video-ensayo, “El efecto K” convierte su mayor virtud en su tremendo repaso a la historia del siglo XX a través de un personaje immenso y del que se podría escribir toda una biblia.

Anuncios

2 comentarios en “Macguffilms en #CinemaJove: el meridiano del festival

    1. En estos días ajetreados, escribimos a dos manos, tanto Francesc como Rubén, la verdad, no hay un autor único, mientras uno prepara algo para comer, el otro escribe; mientras ese otro se ducha, el primero pasa a la escritura. Así que, si no te parece mal, la felicitación nos la repartimos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s