Las dos caras de enero

Lasdoscaradeenero_macguffilms3

Sin duda alguna, Las dos caras de enero contiene reclamos suficientes para crear ciertas expectativas en un público atento. Para empezar, en ella participan actores notables como Viggo Mortensen, Oscar Isaac y Kirsten Dunst, y está escrita y dirigida por el guionista de Drive (Nicolas Winding Refn, 2011) –revalorizado tras la debacle narrativa de Sólo Dios perdona (Nicolas Winding Refn, 2013) y que ya te contamos que nos pareció. Además, está basada en una novela de Patricia Highsmith, autora que ya había sido llevada al cine con éxito en A pleno sol (René Clément, 1960), El amigo americano (Wim Wenders, 1977) y Extraños en un tren (Alfred Hitchcock, 1951), que a su vez inspiró la divertida Cómo acabar con tu jefe (Seth Gordon, 2011). Pero como ya demostró, El consejero (Ridley Scott, 2013), no existe una relación unívoca entre la conjunción de virtudes y la creación de obras maestras. Nuestra crítica aquí.

La trama da comienzo en Atenas, con un simple intercambio de miradas entre un guía turístico americano (Isaac) y un matrimonio acomodado en plenas vacaciones (Mortensen y Dunst). Sus caminos se juntan y se inicia una cordial relación entre ellos que se complicará cuando el irregular pasado económico de la pareja entre en escena.

Los únicos personajes importantes del film son los tres mencionados y de entre ellos sobresale el de Viggo Mortensen, apoyado por una más que eficaz interpretación del actor. Frente a éste, encontramos a un correcto Oscar Isaac, ejerciendo de improbable galán, y una Kirsten Dunst asombrosamente (casi deliberadamente) desposeída de su habitual atractivo. Entre los dos protagonistas masculinos se inicia una extraña relación que incluye celos, la velada homosexualidad de otros relatos de Highsmith y un vínculo paterno-filial (por las similitudes físicas entre el turista y el recientemente fallecido padre del guía) que más adelante llegará a explotarse hasta extremos inverosímiles. No obstante, lo más importante en esta relación es la alternancia del liderazgo entre los dos personajes, que hace dudar siempre al espectador sobre quién está al mando.

Lasdoscaradeenero

La turbiedad de lo narrado está expuesta de una manera nada más correcta, con agradables tonos ocres que le dan al acabado visual un aspecto nostálgico y con una banda sonora de Alberto Iglesias que en ocasiones parece inspirarse en las intrigantes composiciones que Bernard Herrmann hizo para Hitchcock.

En definitiva, con unos referentes tan memorables en las adaptaciones de Highsmith, Las dos caras de enero se erige como un film fácil de ver pero también fácil de olvidar, justo lo contrario de lo que debería haber sido.

Lo mejor: Viggo Mortensen y los constantes cambios en las relaciones de poder entre los protagonistas.

Lo peor: En todos los aspectos, la película es estrictamente funcional.

Por: Carles Gómez

Anuncios

2 comentarios en “Las dos caras de enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s