#AtlantidaFilmFest: sesión de clausura

El Atlántida Film Festival llegó a su fin durante la medianoche del 27 de abril. Y, a la espera de datos oficiales, podemos decir que ha sido una cuarta edición inolvidable. Su sección Oficial nos ha ofrecido alguna perla cuya distribución y futuro inciertos nos hacen valorar la oportunidad de su visionado en Filmin. Su sección Atlas, por otra parte, se podría calificar de extraordinaria (fura del órden común y habitual) si la hubiesemos analizada al completo. Las películas que hemos podido ver van desde lo más extraño y genial a lo tedio y pasado. Nos quedamos, si acaso, con tres títulos que (por diferentes razones) nos han gustado más que la media: 1- Why Don’t You Play in Hell?, la locura de Sion Sono. 2- Is the Man Who Is Tall Happy? que nos adentra en la filosofía de Noam Chomsky y 3. Upstream Color, una maravilla hipnótica de Shane Carruth.

Nuestra última sesión tuvo sabor a despedida. Y a pesar de todo, lo disfrutamos hasta que nuestro proyector dijo basta. Nos despedimos de #AtlantidaFilmFest con una sensación vibrante que nos hace pensar y patalear sobre los problemas que tiene a una industria, como para que películas como estas puedan no ver la luz nunca en nuestro país.

No es el caso de “En algún lugar sin ley” que se estrena el 9 de mayo en salas. Pero no sabemos que pasará con “Se fa saber”, ganadora del premio a “Mejor Película” del la cuarta edición de Atlántida Film Festival.

En algún lugar sin ley

En_algun_lugar_sin_ley-275919225-large¿Han leído el título? Pues bien, olvídenlo, no les va a hacer falta. ¿Quieren una sinopsis? Pues la historia trata de un forajido que tratará de hacer todo lo que sea posible por volver con su familia: su amada y su hija, la que ha crecido sin conocerle. Pero también lo pueden olvidar, no es del todo relevante (sin despreciar el trabajo del guionista y también director).

Aquí lo que importa es el ambiente, importan los sentimientos e importa la estética. Años 70, Texas, pistolas, sombreros y pueblos pequeños. Juegos de luces, imágenes, planos que buscan transmitir más que la propia historia. Como las buenas comidas, se cocina a fuego lento, poco a poco te va transmitiendo un aire romántico como pocas películas sabrían hacer.

El continente antes que el contenido, repetimos, no lo olvidéis. Encontramos caras reconocidas de Hollywood, pero se respira un rollo country indie inconfundible. David Lowery tiene algo, en la construcción de la historia, en la elaboración de ese ambiente, de esa apariencia, de ese todo. Tiene algo especial, algo que te hace pensar que, si esto es bueno, a este señor sólo le esperan cosas mejores.

Podías verla aquí. El 9 de mayo se estrena en cines.

Se fa saber

La Mejor Película de laSecció Oficial del Atlantida Film Festival es como un niño en un charco. Salta sobre el barro divertido sin Se_fa_saber-439409099-largesaber las consecuencias de ensuciarse. Zoraida Roselló salta de lo cómico a lo dramático siempre alejándose lo suficiente como para que su film no parezca una sátira y simplemente juegue a la ambiguedad.

Como Neus Ballús y su excelente film “La Plaga” (sobre la qual parlarem ben aviat) “Se fa saber” acoje el formato documental para narrar una historia que nada tiene que ver con el tono didáctico propio del formato. Y con éste, compone un puzzle de personajes una serie de personajes particularmente atractivos que pasean por delante de la cámara como si no existiese. Bastantes veces sucede que una película juega factores de proximidad del espectador para maquillar vacíos de argumento.

Pero también sucede, pocas veces lo que pasa en “Se fa saber”: la familiaridad del paisaje, del ambiente, de sus campos, sus cementerios, sus protagonistas y sus fantasmas crea un mosaico particular que esconde una historia que podría esconderse en tu pueblo, que podrían guardar tus abuelos, que podrían esconder sus cansados ojos.

Si acaso, no como en “La Plaga”, puede pecar de que todos sus protagonistas superen una mediana de edad que hace que éste particular retrato costumbrista parezca algo alejado de la realidad. Pero no es nada comparado con la sonrisa que despierta la naturalidad y la vida de un pueblo que, parece muerto u olvidado. Poco de muerto tiene Madame Bretó y su método para cazar ratones.

Anuncios

Un comentario en “#AtlantidaFilmFest: sesión de clausura

  1. A mi también me pareció técnicamente preciosa la película de “En un lugar sin ley”. Muy bueno tu blog, voy a seguirte y te invito a ver mi crítica en mi blog y lo que te apetezca. Sigo cotilleando otro ratito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s