#AtlantidaFilmFest: sesión indígena

Nuestra doble sesión de hoy, en nuestro particular paseo por la 4ª edición del Atlántida Film Festival,  nos lleva a dos propuestas distintasy disfuncionales a su vez. La sección oficial del festival de cine online más grande del mundo, es una especie de radiografía de nuevos talentos españoles y latinoamericanos contemporáneos. Y contemporáneas son las dos propuestas a las que nos hemos abocado. Una se enmarca dentro del interesantísimo movimiento fílmico llamado #LittleSecretFilm. Un movimiento profundamente renovador en sus preceptos y en sus propuestas que ha venido a depejar las dudas sobre las necesidades de nuestro cine. La otra, sin estar limitada por los mandamientos del #LittleSecretFilm, se encuadra también en un nuevo panorama de talento nativo, nacido de las cenizas de una época de crisis (económica, intelectual y cultural) marcado por el low-cost, y la superación de paradigmas clásicos.

De ellas nacen talentos que empiezan a derrumbar mitos absurdos siempre a alzados contra el cine hecho dentro de nuestras fronteras. De ellas surgen nuevas metas, nuevos horizontes antes castrados por las sinergias propias de una cultura cómoda. Pero ellas, no son películas que gozen de grandes acogidas en circuitos comerciales. Siguen siendo vistas como algo extraño y amenazador para el cine mayoritario español. Son, pues, películas nacionales de las que su propia cultura reniega. Indígenas: nativas y a su vez forasteras. Diferentes, intrusas y  atrevidas.

#RealMovie

El año pasado surgió en nuestro país un más que interesante movimiento cinematográfico llamado #LittleSecretFilm. Pelis Cartel _RealMovie_High_resrealizadas en secreto, estrenadas online de forma gratuita, rodadas en un tiempo límite, sin guión, de bajo presupuesto… Todo esto y más es #LittleSecretFilm. Con el riesgo y la improvisación como grandes claves surgen un gran número de películas, entre ellas #RealMovie.

Un thriller psicológico low cost que combina el secuestro con las redes sociales y un macabro juego de pruebas a superar para salir con vida. La película se sostiene gracias a sus dos actrices (os sonarán sus rostros si habéis visto más películas de este movimiento) que destacan más que cualquier otro apartado del film, con referencias más que claras a Penélope Cruz y a Pedro Almodóvar. No lo vamos a negar, un buen guión es una parte esencial en cualquier película, sin él estamos abocados al abismo, que es lo que aquí ocurre; no obstante, sería muy necio denostar el trabajo realizado por toda este gente en un tiempo récord. Sea cual sea el resultado final, bienvenidas sean todas estas propuestas que aportan nuevas formas de ver y entender el cine.

Podéis verla aquí.

La tumba de Bruce Lee

tumblr_msk4u8YZRSmacguffilmsrr6euqo1_1280Lo que ha venido a llamarse “posthumor” (ejemplo de nuestra incesante necesidad de poner etiquetas a todo), que en nuestro país venía abanderado por los creadores de Muchachada Nui, ha establecido nuevas formas de entender el humor. Los chistes chanantes (otra etiqueta, esta vez la que ellos mismos se crearon) muchas veces no son tales: su humor consiste en el no-humor, en la incomodidad de situaciones y personajes.
Esta mutación del esperpento ha tardado en evolucionar hasta el cine. Pero hoy en día, propuestas tan rotundamente creativas como “Gente en sitios”, son prueba de la salud de un género en auge. “La tumba de Bruce Lee” parte del “posthumor” y las situaciones absurdas para avanzar un paso más (sea o no relevante) hacia algo diferente. De los momentos graciosos en los que no te ríes, extrae lo necesario para no aburrir, pero sigue investigando.

Y de esta investigación surgen los razonamientos irracionales que llevan a los personajes a someterse a una serie de pruebas absurdas con tal de superar barreras interiores. Así, un hombre hablando sobre la abstracción del concepto “salchicha”, o de lo etéreo de la lápida con la foto de Bruce Lee, o de la importancia de conocer cuántos lunares tiene cada uno en su cuerpo… puede ser el guía perfecto hacia la evolución.

Y la evolución de éstos personajes erráticos e interpretados forzadamente (tal vez de manera deliberada), puede que sea también la evolución de un género que aún no estaba ni en pañales. Temprana pero interesante, “La tumba de Bruce Lee” es como una terapia de Jodorowsky, o un monólogo de Miguel Noguera: no sabes qué haces haciendo lo que haces…pero lo haces.

Podéis verla aquí.

Anuncios

Un comentario en “#AtlantidaFilmFest: sesión indígena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s