De poker, sexo y cine

Un dicho más o menos popular nos dice aquello de que, tanto en el poker como en el sexo, lo más importante es tener una pareja o una buena mano. Pues bien, el cine es, en muchas ocasiones, como el poker o el sexo: más vale tener una buena mano detrás de la cámara o una buena pareja delante de ella. De esto segundo vamos a hablar.

Ya en el pasado artículo especial hablamos un poco de la sociopatía como clave para una buena serie y allí analizamos algunos casos. Curiosamente, entre esos casos, hallamos algo de lo que hoy vamos a hablar, grandes parejas en la pantalla: el caso de McConaughey y Harrelson, Cumberbatch y Freeman o Parsons y Galecki.

Grandes parejas en la pantalla hay muchas, tantas como películas, es imposible hacer un repaso de todas, por eso vamos a hablar de algunos casos contemporáneos elegidos al azar, porque somos así de chulos. No, es coña, los elegimos porque nos gustan, si no son de vuestro agrado, lo sentimos.

Robert Downey Jr. y Jude Law (Sherlock Holmes)

84P0F38E51HC0003

Porque todo parte de este punto. Una cierta cadena de televisión, cuyo nombre no diremos porque Antena 3 no nos paga por ello, emitió el otro día esta película, de la que me declaro abiertamente fan: Sí, me gusta el Sherlock Holmes de Guy Ritchie.

Seguramente, como siempre ocurre, no es una adaptación fidedigna, tiene sus fallos y todas esas cosas, pero es capaz de entretener a las mil maravillas. ¿Por qué? Una buena mano y una buena pareja.

Guy Ritchie es un fenomenal director y Law y Downey Jr. forman una gran pareja. Son el paradigma clásico de las parejas en la pantalla, el yin y el yang, la razón y los sentimientos, dos polos opuestos que se atraen. Saltan chispas, muchas chispas, pero esos polos nunca pueden dejar de atraerse, hay algo, llamémoslo X, que les obliga a estar juntos (¿tensión sexual no resuelta?).

Tanto en la primera película como en su secuela esta pareja me fascina y enamora. Parte de la culpa es de Conan Doyle, por sus personajes, pero la otra parte la tienen sus actores que, pese a no realizar actuaciones premiadas, consiguen que sus papeles destaquen por encima de la magistral mano de Guy Ritchie, haciendo que las historias de Sherlock y Watson sean disfrutables por todos los públicos.

Buzz Lightyear y Woody (Toy Story)

Buzz-Lightyear-and-Woody-Disney

Siempre nos hemos declarado fans de la animación, tanto de la clásica como de la animación en 3 D. Es por eso que no podía faltar en nuestra lista una pareja animada.

Podrían haber sido otros dos personajes, pero, para qué os vamos a engañar, esta historia de juguetes ha emocionado a medio mundo (hasta a Steven Spielberg) y claro, no somos menos.

Woody y Buzz forman parte del imaginario infantil de millones de personas. Ese cowboy y ese héroe del espacio nos han enseñado los valores de la amistad, la importancia de tener a buenos amigos para afrontar los momentos más difíciles y todas esas ñoñerías. Pero también hemos vivido varias aventuras, repletas de humor y acción.

Estos dos juguetes son los típicos amigos, fuertes, a los que puedes confiar cualquier problema o situación. Son unos líderes, capaces de darlo todo por los seres que aprecian, sean juguetes o personas.  Sabes que, estando ellos, nada puede acabar mal. Pero a la vez tienen un algo especial, debido a la humanización de los juguetes. Seguramente, he visto más personalidad en esos dos juguetes que en cientos de personajes interpretados por personas. Y eso es un mérito.

John Travolta y Samuel L. Jackson (Pulp Fiction)

pulp-fiction

Es verdad. Ni Tarantino inventó el cine ni ‘Pulp Fiction’ es la mejor película de la historia. Es más, me atrevo a decir que si alguien piensa que es la mejor, que antes vea mucho y mucho más cine.

Pero eso no quita que sea una peli molona. Y John Travolta y Samuel L. Jackson molan. Su estética (hasta cuando van sin traje), su rollo, sus conversaciones sobre hamburguesas o masajes en los pies…todo mola en ellos.

Sinceramente, si tuviera que ser perseguido por los matones de un gángster, preferiría que fuera por esta pareja. Y que Samuel L. Jackson me diga eso de “El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por las injusticias de los egoístas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que, en nombre de la caridad y de la buena voluntad, saque a los débiles del Valle de la Oscuridad. Porque es el auténtico guardián de su hermano y el descubridor de los niños perdidos. ¡Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y furiosa cólera a aquéllos que pretendan envenenar y destruir a mis hermanos! ¡Y tú sabrás que mi nombre es Yahvé, cuando caiga mi venganza sobre ti!”.

Edward Norton y Brad Pitt (El club de la lucha)

fight-club

Brad Pitt y Edward Norton en ‘El club de la lucha’… Ya está, si habéis leído los nombres de estos actores, el título de la película y necesitáis que os lo explique es que no habéis entendido una mierda.

Así concluye esto. Estas han sido algunas de nuestras parejas favoritas, aunque podrían haber sido otras, quien sabe: Indiana Jones y Tapón, Billy Petlzer y Gizmo, Lloyd Christmas y Harry Dune, Mortadelo y Filemón, Han Solo y Chewbacca o, no sé, Chuck Noland y Wilson.

Por: @RubenSebas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s