Thor: el mundo oscuro

Aquella cantinela de que las secuelas han de ser más oscuras que sus predecesoras, aun da suficiente miedo a los directivos de Marvel Thor_El_mundo_oscuro-763570829-largecomo para que titulen Thor 2 con un nombre que, en realidad no hace mención a su contenido.

Y es que parece ser que la estrategia adoptada por Marvel ha sido la de la comedia aventuresca capaz de reírse de su propia (pretendida) oscuridad y de su burda manera de querer destruir cosas (ahora el peligro de la humanidad ya sabe a poco, ahora hay que destruir muchos planetas, cuantos más mejor) . Y lo ha hecho de manera aceptable.

Thor: El mundo oscuro tiene muy poco de secuela oscura pero bastante de secuela provechosa puesto que en lugar de optar por intentar definir un mundo demasiado amplio para una sola película (Asgard, Yggdrasil etc…) este mundo de posibilidades es utilizado como un mero escenario para ver las luchas de siempre, con un repunte diferente capaz de aportar cierta personalidad a una cinta que se resiste a aceptar la sensación de dejá vú.

O al menos lo intenta. La aventura de desfase pluridimensional sitúa a la Fase 2 de Marvel en un peligroso camino al “no tener nunca bastante”. El engrandecimiento constante de la acción (ahora con naves, elfos oscuros y batallas Star Warsianas) está ahora tratado con tono cómico adecuado que, sin embargo, puede resultar contraproducente de cara al futuro.3000047-16355

Así pues se trata de un producto más de vacío narrativo en pos de destrucción estilizada. Y al  igual que en Iron Man 3, su personalidad se encuentra en algunos apuntes ágiles que brotan de intención de sorprender al espectador con algo aún más rebuscado. Aunque, si bien la película de Downey Jr. contaba con un giro de lo más oportuno a más de media mitad de film, aquí el giro final se huele de lo lejos.

Así pues se trata de una cinta que consigue reírse de sus defectos y conduce su acción hasta el terreno de la sonrisa perpetua (más o menos efectiva). Una sonrisa propia del mero entretenimiento que, en esta ocasión, ya se olvida de conectar con el espectador, se olvida de crear tensión, de darle miedo, de hacerle sentir… ya no vale la pena el esfuerzo.

Lo mejor: Un servidor, con que salga Natalie Portman, ya es capaz de tragarse lo que sea.

Lo peor: Que no se intenten remediar los males más obvios, sino maquillarlos.

Por: @FrancescMiro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s