Macguffilms en #Sitges2013: presenciar el nacimiento de un film culto

A veces tenemos suerte y otras veces, no. Ayer, a pesar de todo, cuando las proyecciones del Auditori empezaron a fallar una detrás de otra… nosotros estábamos desayunando tranquilos en casa. Así, para cuando vimos “Europa “Report”, los ánimos se habían calmado y la Europa_One-787981493-largetensión se había rebajado lo suyo.  Así que no quedaba otra que sentarnos dispuestos a viajar a Europa, la luna helada de Júpiter.

Y allí nos fuimos con la tripulación de “Europa Report” (absurdamente traducida en España como Europa One). El film de Sebastián Cordero sigue las andanzas de una tripulación que llega a Europa para conseguir pruebas de la existencia de vida bajo la capa de hielo del planeta.  Como no podía ser menos, lo que encuentran en la luna de Júpiter es mucho más de lo que esperaban.

Así, ya mediante su sinopsis, nos percatamos de que “Europa Report” no pretende innovar en su fondo y se centra en innovar en su forma. Siguiendo el esquema clásico del found footage (el metraje encontrado, que consiste en que uno o más personajes desempeñan el papel de rodar lo que el espectador ve) pero rompiendo sus variantes gracias a escenas de entrevista,  “Europa Report” de disfraza de falso documental de una manera inteligente.

Pero, aún a pesar del buen material de base, el film de Cordero se toma demasiado tiempo en hacer científicamente plausible su material y no se preocupa de darle intensidad a lo rodado. Y aunque lo intenta, en ciertas ocasiones, sus intentos caen en saco roto por culpa de un montaje que, en principio debería añadir pulso, pero cuyo resultado se muestra confuso y desdibujado.

Aun así se trata de un digno intento de cine más de ciencia que de ficción, hecho sin los medios ni la promoción de enormes aparatos comerciales de los que surgen films semejantes como Gravity.

Europa_One-112346248-large

Y como ya sabemos que en Sitges puede pasar cualquier cosa, nosotros pasamos de Júpiter a una cárcel tailandesa cerrando los ojos y volviéndolos a abrir.

On_the_Job-309170428-largeEn una de ellas transcurre gran parte de “On the Job”, film tailandés dirigido por Erik Matti, que cuenta los espeluznantes hechos reales acontecidos en el país durante años. Una serie de políticos y policías corruptos han encontrado un sistema para realizar los asesinatos por encargo de una manera limpia y sin rastro: contratan a presos y les dejan salir durante las horas que dure el localizar a su objetivo y asesinarle.

Aunque pueda parecer una sinopsis de un buen thriller o de una peli de acción… los hechos narrados por Matti son reales. Y aun así, no deja que ésta perspectiva le nuble el metraje sin conceder espectáculo. Al contrario: con medidas dosis de dramatismo y acción rodada con excelente pulso, Matti consigue un producto  que mantiene su interés a pesar de sus giros más o menos afortunados.

Con todo,  se trata de un film cuyo sentido del espectáculo difiere del canon de cine negro y subgénero policial. Pero no precisamente en el mejor sentido de la palabra. Matti juega a sorprender mostrándose como un cirujano a la hora de rodar escenas de acción o persecución y las presenta junto con escenas de un tono romántico y bienintencionado que no casan con la descarnada negrura del relato.

A pesar de todo, un buen relato sobre la corrupción de un país y el deber de cada uno con su rol social. Crudo, aunque torpemente sopesado.

¿Pero, qué rol social debe desempeñar uno en una sociedad tecnificada dominada por programas informáticos? Ésta pregunta se hacen los creadores de Pixel Theory, un proyecto de animación y acción real fruto de la colaboración de seis directores y animadores.

Un proyecto surgido de mentes jóvenes e inquietas que se niegan a rendirse. Creadores españoles de gran talento que no creen que la industria de nuestro cine esté acabada mientras existan ganas, impulso y valentía para tirarse al vacío por una idea que quieres y puedes defender.FONDO PIXEL THEORY

Un interesantísimo relato que parte de un mundo en el que un “Programa” informático permite poner al alcanze de cualquiera todo el conocimiento humano. Un avance que llega en un momento en el que la sociedad aún no está preparada para lo que se avecina.

Realidad y ficción se mezclan también en  el último y sorprendente film de Ari Folman. Quién sorprendiese al mundo entero con su primer film en solitario, “Vals con Bashir”, nos trae ahora una arriesgada y complicada película sobre la identidad personal y la necesidad de ser uno mismo.

“The Congress”  narra la historia, a través de los años, de la actriz Robin Wright, (que se interpreta a ella misma en un ejercicio de coraje y The_Congress-462635646-largeautocrítica de lo más ácido) en un mundo extraño y confuso. Cuando hace años que no hace un buen papel (sería porque no la vieron en House Of Cards, supongo), Wright recibe un ultimátim de su agente: “un último contrato que hará que te olvides de todo”. Éste consiste en un proceso de digitalización (o escaneado) del cuerpo de la actiz gracias al cual ya no se necesitará a los actores y actrices para interpretar los papeles, y su imagen será propiedad de la productora para la que firmen.

Si con ésta premisa ya hay material suficientemente interesante como para realizar un film de imagen real, Folman va mucho más allá y propone una historia divivida en tres actos que se desarrollan cada uno en  una época distinta, y que mezclan de forma maravillosa, la animación y la imagen real.

Un tremendo ejercicio, no sólo de originalidad, sino de imaginación desbordada que pocos se esperaban de un director realista estilizado autor de la desgarradora “Vals con Bashir”. Si bien es cierto que adapta una novela de Stanislaw Lem (The futurological congress), su material de base se convierte sólo en una premisa de la que extraer una tremenda historia de cine dentro de cine, que reflexiona sobre la identidad y sobre el papel que ésta juega, no sólo en nuestra realidad, sino en la realidad de cuanto nos rodean. En el caso de una actriz, la realidad de cuantos la vean actuar.

Todos desepeñamos un papel en la vida de los que nos conocen. Hasta que punto la imagen que los demás tienen de nosotros nos pertenece es, tan sólo, la primera de las preguntas que se plantea “The Congress”. El film más sorprendente de lo que llevamos de festival. Y una rotunda obra de culto desde ya.PIC_The Congress_2013_04_19_02-45_45

Anuncios

Un comentario en “Macguffilms en #Sitges2013: presenciar el nacimiento de un film culto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s