Macguffilms en #Sitges2013: Bienvenidos al fin del mundo

Si las horas se pudieran comprar y vender, todo el mundo sería pobre. El tiempo es lo que más hace falta en Sitges. Ni el dinero, ni la experiencia. Tiempo para probar un bocado de todo lo que un enorme festival como éste ofrece.  Y fuerzas. Porque el hambre de cine se respira en cada rincón de la ciudad.

En una sesión matinal mortal, de aquellas de las que acudes con los ojos rojos y la mente somnolienta, hemos asistido al estreno mundial Mindscape-425375987-largede “Mindscape”, película para la que hace falta estar despierto.

“Mindscape” nos cuenta la historia de un “detective de mentes” especialista en adentrarse en los recuerdos de la gente (mediante extrañas sesiones de hipnosis) para resolver sus casos.  Tras un suceso traumático, John (Mark Strong) intenta volver a ser el detective que era a través de un caso en apariencia fácil: una joven superdotada (Taissa Farmiga) ha dejado de comer sin motivo aparente. ¿Qué se esconde detrás de las motivaciones de la joven? ¿Qué pretende conseguir?

“Mindscape” es una muestra de que utilizando, con más o menos maña, elementos argumentales y recursos visuales mil veces utilizados se puede llegar a conseguir un material decente. A medio camino entre una “Stoker” para todos los públicos y un “Origen” descafeinado (vaya mezcla), Mindscape recorre con seguridad senderos ya conocidos. Sus giros no sorprenden, sus actuaciones no brillan y su conjunto no deja huella.

Y a pesar de todo es capaz de entretener gracias a un montaje de buen nervio y a algún que otro truco siempre efectivo. Un sincero intento de cine de thriller psicológico con ánimos comerciales.

A_Glimpse_Inside_the_Mind_of_Charles_Swan_III-407209887-largeY del thriller psicológico a la cabeza de Charlie Sheen, sin drogas de por medio. Y es que Roman Coppola (hijo de Francis) se adentra, a lo loco, en la mente del actor en su primera película como director. Participante en la Sección Oficial de largometrajes a concurso, “A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III”  nos narra la historia de Charles Swan (Charlie Sheen), un exitoso diseñador, que tendrá que superar la ruptura con su novia cómo sólo él sabe hacerlo: Alcohol, imaginación, un taxista traficante de caviar y una radio espía de la Segunda Guerra Mundial.

Pero a pesar de lo que pueda hacer pensar su curiosa sinopsis, las expectativas del salto a la dirección de Roman Coppola han sido, cuanto menos, erróneas. Y es que no nos encontramos ante una nueva entrega de comedia dramáticosimpática y bizarra de aquél que firmara los guiones de “Moonrise Kingdom” o “Viaje a Darjeeling”. Tampoco ante una comedia gamberra protagonizada por el Charlie Sheen más mordaz.

“A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III” nos presenta una pretendida comedia sobre la superación del amor perdido típica y tópica, disfrazada y trasnochada. Nada de original o atrevido se esconde bajo la mirada de Charlie Sheen. Nada de atrevimiento, nada de garra  ni siquiera en los flashback supuestamente fantásticos de su protagonista. Un film regular puesto que su simpatía, sin llegar a aburrir, sólo deja alguna puntual imagen para el recuerdo. Por lo demás: hora y media de sonrisa forzada y desparpajo cansino de Sheen.

Suerte que tras un bajón cinéfilo, hemos podido conocer a Charles Dance (AKA Tywin Lannister) en una presentación muy especial, y muy concurrida,  del ya célebre capítulo: “La boda roja” de Juego de Tronos.CIMG0097

«Tywin Lannister me ha aportado más a mí que yo a él. Un guión increíble ha convertido mi presonaje en algo icónico: la personificación del poder y el mal en la serie». Y es que Charles Dance, veteranísimo actor británico, confiesa que le apasiona la fantasía en todos sus apsectos. No en vano está en Sitges presentando su último film fantástico: “Patrick”.

«Si tuviera que elegir una escena clave, una que pudiese considerar cómo mi preferida, es una que recuerdo de la primera temporada. Se trata de una escena en la que despellejo a un ciervo, una escena que tuvimos que practicar con distintos cuchillos y otro cadáver antes de rodar y que, vista en pantalla, es tensa y fantástica».

La expectación que Charles Dance ha creado hoy en Sitges es sin duda el evento del día. Un acto concurridísimo que vuelve a corroborar el fenómeno mundial que es “Juego de Tronos”que, a día de hoy, ya podemos considerar todo un fenómeno generacional. «Cuando comenzamos esperábamos que Juego de Tronos tuviese éxito, claro. Pero nunca imaginamos que el éxito fuera tal. Y éste se nota cuando llegas a un festival como éste y el recibimiento de la gente es tan apasionado que te hace sentir como una verdadera estrella del rock».

Y para terminar, segundos antes de irse, Dance nos dió una de las mejores recomendaciones del festival: «Tywin Lannister no es tan malo como pensáis… ES PEOR».

CIMG0101

Pos eso, si nos quedásemos en Poniente correríamos grave peligro. Puede que terminásemos sin cabeza. Y, por ahora, apreciamos lo que aguantamos encima del cuello. Así que nos escabullimos con tal suerte, que llegamos al mejor film del día: “The World’s End”.

Las tres películas conocidas como “La trilogía del Cornetto” y dirigidas por Edgar Wright, son a día de hoy clásicos contemporáneos de la Bienvenidos_al_fin_del_mundo-381899543-largecomedia británica. “The World’s End” cierra una estupenda saga de comedias de toque cinéfilo y paródico que en ésta ocasión muestran su mejor carta.

Gary King acaba de salir de un centro sanitario, donde se recuperaba de su alcoholismo, cuando tiene una idea brillante: volver a reunir a sus amigos de instituto para terminar una juerga imposible llamada “La Milla de Oro”, 12 pubs en un mismo pueblo, una pinta en cada pub. El útlimo: el legendario pub “The World’s End”. Pero cuando por fin consiga reunir a todos sus colegas… se topará con algún que otro extraterrestre dispuesto a aguarle la fiesta.

“The world’s end” se encumbra como la mejor comedia de la mencionada trilogía (precedida por “Zombies Party” y “Arma Fatal”) gracias a su sentido de la madurez y su conocimiento del género que, ésta vez, no se encasilla en los gags cinéfilos y los guiños nostálgicos. Sin renunciar a las caídas tontas y la disección de las relaciones de amistad,  Wright consigue orquestar algo mejor: Una comedia inmadura que reflexiona sobre la necesidad de superar la juventud. Y que, para más inri, se permite regalarnos una escena climática en la que se reivindique la estupidez humana como principal característica de unión y fuerza.

Y todo mientras una invasión alien intenta arruinar lo que iba a ser una juerga memorable. Repito: Intenta.

Y como guinda por haber llegado hasta aquí: una galería con fotos de Mark Strong, Taissa Farmiga y Charles Dance.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s