Gravity

En un Hollywood falto de ideas se ha establecido un nuevo paradigma de la vivencia del cine. Ahora ya no importa tanto el fondo como la forma en producciones de un altísimo nivel técnico sin demasiado que contar.

tumbaabierta_poster_gravity

Muchos la compararán, o una de dos: Con “Avatar” por su preocupación de hacer avanzar la técnica del cine a un nivel superior. O bien con “Buried” por su semejanza argumental basada en la premisa de una astronauta sola enterrada en la inmensidad del espacio. Tranquilos: “2001:Odisea en el espacio” está muy lejos de aquí.

No es ni una cosa ni la otra. “Gravity” se establece como un camino mucho más inteligente que el de quedarse en lo clichés a base de un guion coherente consigo mismo que, sin embargo, no intenta copar la tensión dramática de un film hecho para ser disfrutado.

Si entendemos que el cine se basa en una relación entre una pantalla que muestra una falsa realidad y un espectador que decide si creérsela o no, “Gravity” se encumbra como cine de situación: Se trata de una inmersión en todos los sentidos a una realidad proyectada. Desde los impresionantes efectos de sonido (ese corazón palpitando en el vacío), pasando por la verosimilitud de la acción (conseguido con algún plano secuencia a los que Cuarón nos tiene acostumbrados) y terminando por el increíble tratamiento del 3d, “Gravity” es toda una proeza audiovisual.

Aún a sabiendas de que el hype (vaya palabreja más malsonante) de “Gravity” puede exagerar tanto las cosas y producir que alguien piense que su 3d no será para pagar lo que valga de más: No hagan caso, esta película no se entendería tanto como experiencia si no fuese por su tratamiento del 3d. Una tercera dimensión sabia que potencia la profundidad ante las salpicaduras y los objetos tirados al espectador. Y que cuando quiere acercar algún objeto a la butaca, lo hace de manera lenta y contemplativa.

Es tal su grado de perfección técnica que su argumento casi molesta al espectador, inmerso en una experiencia flotante e hipnótica. Obligado a no hacer una película que se proyecte en salas hemisféricas de museos de ciencia, el hijo de Cuarón (que se encarga del guión) realiza un intento, menos medido que su factura técnica, de conectar con el espectador a nivel emocional. Esto, que parece lógico, no consigue pasar la epidermis: la historia de redención, la culpabilidad de vivir, el esfuerzo de volver a levantarse… simplemente están de más.

george-clooney-gravity-image

Así pues, se podría decir que “Gravity” no es tanto una película de tensión al uso como una experiencia audiovisual. Su argumento y calado emocional influyen poco en una película que lleva los simuladores de parque de atracciones a escala nunca antes vista.

Y es que, aparte de su flojo guión, sus giros de bienintencionados forzados y sus ánimos de transcendencia, poco más hay que reprocharle a “Gravity”. Una historia de superación mil veces contada, pero narrada de manera especial. Un notable ejercicio de inmersión sensorial cinematográfica.

Lo peor: Su previsible y  poco notable calado emocional.

Lo mejor: Que nos importen más bien poco sus indisimulados defectos.

Por: @FrancescMiro

Anuncios

2 comentarios en “Gravity

  1. Gran crítica, pero no creo que el guión sea flojo per se, más bien creo que el problema es que está tan bien dirigida que el libreto de Jonás (que por sí solo es superior a la media hollywoodiense) palidece al lado del trabajo de su padre. Al contrario que en “Hijos de los hombres”, donde el guión sí estaba a la altura de la fantástica puesta en escena de Alfonso Cuarón.

    Y ya que mencionáis 2001, ¿soy el único que notó que ciertas escenas de Gravity eran una especie de homenaje a la obra de Kubrick? Por ejemplo, la propia imagen del cartel promocional, en la que el personaje de Bullock se alejaba como lo hacía el cadáver del personaje que interpretó Gary Lockwood en 2001. Dudo mucho que sea casualidad, porque el plano es casi idéntico.

    Un saludo.

    1. Es cierto, el plano es clavado. Pero el homenaje parece que tenga miedo de ser demasiado visible 🙂 En cuanto a lo del guión, puede que tengas razón, pero lo que está claro (y por eso hemos puesto primero “Lo Peor” que “Lo mejor”) es que consigue que al espectador le importen poco sus defectos como contrapartida a haberlo hecho disfrutar de semejante espectáculo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s