Duelo de críticas: Pain & Gain

logo duelo de críticas2

2º Asalto: Pain & Gain

pain__gain_movie-wide

Después de una primera batalla feroz, volvemos a repartir caña en otro duelo de críticas. Nuestros dos críticos (a falta de un vocablo que los describa mejor) se han vuelto a enzarzar por culpa de una película. Esta vez, Michael Bay tiene la culpa con su última película ‘Pain and Gain’ (que pasamos de traducir como ‘Dolor y Dinero’ porque es una cutrez) que ha degenerado en lo que a continuación leerán.

@RubenSebas opina:

Figura duelo 2Michael Bay ha vuelto a sus orígenes. No es que sea un fan de ‘Bad boys’ (‘Dos policías rebeldes’), en parte por mi odio visceral a Martin Lawrence, de hecho, hay que reconocer que Bay ha vuelto a poner de moda los Transformers y eso no es malo, al menos del todo. Pero es admirable que un director acomodado en el lujo de gastar millones de dólares en cosas que acaban explotando se decida por hacer un film de 15 milloncejos de presupuesto, lo que costaría un Optimus Prime, seguramente. Pero, ¿quién necesita millones y un Optimus Prime cuando tiene a  Mark Wahlberg, Dwayne Johnson y Anthony Mackie puestos hasta las trancas de esteroides? Pues nadie. Porque ‘Pain and Gain’ es la historia de unos cachas que intentando perseguir “el sueño americano”, se acaban meando en él y en la cara de todos aquellos que lo persiguieron, sin proponérselo, claro. Hollywood nos ha mostrado durante décadas a tipos amigables, de origen humilde, que esforzándose conseguían acomodarse en la llamada “clase media”. Pues los tres protagonistas se zafian de ellos. Bizarra como ella sola, la película está basada en hechos reales, lo que hace que el espectador se parta el ojete en la butaca. El surrealismo se apodera de la historia y por momentos uno cree que Bay y su equipo tienden a la hipérbole, pero no, que es una historia real, joder. Con todo, no deja de ser la típica película palomitera de verano, pero y ¿qué? No todo puede ser ‘El Padrino’. Así que, fans de los tíos cachas, chascarrillos varios, humor negro y antiamericanos en general, disfrutad de como la sociedad americana se burla de ella misma.

@FrancescMiro opina:

Hay veces que, cuando uno entra al cine, descubre algo en un film que supera sus expectativas. Ocurre entonces Figura duelo 1que vuelves a descubrir que el cine tiene algo que decirte. Algo que contarte. Hay veces, por el contrario, en las que uno se encuentra con exactamente lo que esperaba ver. La cuestión es no pedirle peras al olmo. Y si el olmo es Michael Bay…pues eso. “Pain & Gain” nace como una hilarante comedia basada en hechos reales aún más hilarantes (ya se sabe, la realidad siempre supera la ficción). Una propuesta alejada de las explosiones marca de la casa y los desmanes de guiones poco exigentes basados en la sucesión de escenas de acción bien realizadas. Así, sin renunciar al montaje frenético, a la imagen de color fuertemente contrastado, a los planos abusivos de cuerpos femeninos y a la cámara lenta, Bay consigue firmar una comedia de acción solvente y de buen ver. Y de perfecto olvidar. Puesto que, si bien su promoción iba encarada a acentuar sus virtudes como film de acción, y su guión se ha propuesto sorprender con algún que otro chiste bizarro, la película une la una y la otra de manera tan efímera como efectiva. El problema, pues, no se encuentra en la naturaleza del film (entendida como pseudogamberrada para pasar el rato). Tampoco su burda sinopsis, que se podría resumir en: Cachas tontos secuestran a un tío y la lían. El problema es su patoso intento por convertir sus ánimos satíricos en críticos. Algunos querrán ver en ella una buena crítica al manidísimo “Sueño americano” (que nadie sabe muy bien en qué consiste exactamente). Algunos verán en la historia de sus tres protagonistas los fallos de un sistema que les hace aspirar únicamente a estar cachas y ganar dinero rápido. Otros, puede, que se percaten de que la crítica nace de una posición casi contrapuesta a la admiración. “Pain & Gain” no es una crítica al sueño americano puesto que su lenguaje transmite admiración por su historia y sus protagonistas. Bay adora “esa” america. Ama “esa” america de la que se ríe, esa de cartón piedra y  con la que contagia su sentir de manera que su film critica fascinado por aquello que critica. Y así, no hay sátira mordaz, tan solo cómoda comedia falsamente incómoda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s