Los zombis ya no son lo que eran

Como subgénero de moda,  los zombis han visto canibalizada su independencia temática en pos de nuevas formas Guerra_mundial_Z-495906000-largede entretenimiento basadas en la mezcolanza. Desde la comedia gamberra (Bienvenidos a Zombieland) y no tan gamberra (Zombies party) hasta el romance adolescente (Memorias de un zombie adolescente),  pasando por el western postapocalíptico con tintes alegóricos que es Walking Dead. Y llegando incluso a la animación familiar stopmotion (Paranorman).

Y es que los zombis ya no son lo que eran.

O bien lo son más que nunca.

Algunos esperaban ver en  World War Z la llegada de los zombis al cine de catástrofes en forma de blockbuster veraniego. Pero de catástrofes espectaculares llenas de efectos especiales. Algo así hacía presagiar su tráiler. Otros, los que habían leído la novela original de Max Brooks (hijo de Mel Brooks), se sabían traicionados por no ver en su avance la visión periférica y multipersonal de la novela en el cine.

Pero sólo los que no son aficionados al cine de terror, ni al de zombis, ni al de catástrofes, podían vislumbrar en el trailer un film de entretenimiento con alguna setpiece y sin muchas pretensiones.

World War Z nos cuenta la historia de Gerry Lane (Brad Pitt), un ex investigador de Naciones Unidas que se verá obligado a viajar por todo el globo para encontrar una cura contra una pandemia zombi. Cuando la familia Lane sufre un ataque y consigue huir es trasladada a un refugio en medio del océano Atlántico. Allí se le comunica que si quiere que su familia permanezca en el refugio tendrá que viajar a Corea en busca de una cura para la pandemia.

World War Z se presenta como un film engañoso:  no pretende lo que parecía pretender su campaña promocional. No pretende trascender el subgénero zombi para realizar un film adulto aportando una visión seria de un subgénero que no lo es. World War Z es una película de entretenimiento con tintes de pseudothriller a gran escala.

Su protagonista realiza un viaje por todo el globo en busca de una desesperada cura. Para encontrarla ha de reunir las piezas de un rompecabezas no demasiado complicado y enfrentarse a sus miedos cara a cara.

Y mientras el espectador sigue a su narrador-investigador, la película concede demasiadas dosis de efectos especiales apabullantes y escenas operísticas espectaculares que hacen que el conjunto no encuentre su tono. A ratos excesiva, a ratos minimalista, él último film de Marc Forster se demuestra inteligente sólo cuando entiende que el clímax más efectivo es el que menos efectos especiales tiene.Columna-zombie-WWZ

World War Z gustará a aquellos que buscan entretenimiento palomitero. Decepcionará el alma gore de los fans del subgénero zombi. Y, con el tiempo, a pesar de que Brad Pitt intente evitarlo, se mostrará indiferente para ambos.

Lo mejor:  La escena del laboratorio. Un ejercicio de ambiente y esencia climática.

Lo peor:  Sus ansias megalómanas y su nula búsqueda de originalidad.

Por: @FrancescMiro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s