“Summer Wars”

Mamoru Hosoda Vol.2

Y seguimos con nuestro especial dedicado al director Mamoru Hosoda! Hace un tiempo os hablábamos de “La chica que saltaba a través del tiempo”, su primera peli de estudio en solitario y alejada de los encargos anteriores como “Digimon Adventure” o “One Piece: Baron Omatsuri and the Secret Island”. Hoy, os hablaremos de “Summer Wars”, su segunda película en solitario y una auténtica joya moderna de la animación convencional.

Mamoru Hosoda, como muchos otros, salió como animador de las filas de ése gigante llamado Toei Animation, empresa en Summer_Wars-918050978-largela que años atrás se había formado Hayao Miyazaki. Debutó en la dirección con episodios puntuales de series de anime y pronto dio el salto a la gran pantalla con la buena taquilla de sus films de encargo. Así pues, a los ojos de la industria, Hosoda era un talento en bruto que no pasó desapercibido a Studio Ghibli cuando en 2001 anunció que sería el encargado de dirigir “El Castillo Ambulante”. Era la segunda vez que Ghibli recurría a un director ajeno a sus habituales para un largometraje y sin embargo, después de varias reuniones, el proyecto volvió a manos de Miyazaki.

El desacuerdo con Ghibli, lejos de ser una anécdota sin importancia, proporcionó a Hosoda el caché suficiente para que Madhouse (otra gran industria del anime) le ofreciese un contrato más que jugoso. Al poco, la misma compañía le dio libertad al crear “La chica que saltaba a través del tiempo” que, a pesar de conseguir grandes críticas, quedó lejos de otros éxitos del estudio.

Así, en 2009 “Summer Wars” se presentó como la oportunidad de Hosoda para demostrar al estudio que sí que había confiado en él, que también sabía hacer taquilla.

“Summer Wars” nos sitúa en un Japón de ¿futuro? incierto en el que una red social llamada “Oz” gestiona la vida pública de todo el mundo. En el mantenimiento de un servidor de “Oz” trabaja Kenji, un joven introvertido que, por casualidad, accederá a hacerse pasar por el novio de Natsuki Shinohara, la joven más popular del instituto, durante cuatro días de vacaciones familiares. Pronto un misterioso SMS proveniente de “Oz” hará que Kenji se meta en problemas. Y que a su vez meta en problemas a toda la familia de Natsuki.summer-wars-bg

“Summer Wars” es sin duda, una auténtica sorpresa de principio a fin. Su escena inicial, en la que nos presenta el mundo virtual de “Oz”, ya marca el tono del film, dividido entre dos mundos, ambos igualmente fantásticos para un joven adolescente retrotraído en sí mismo (leitmotiv repetido en tantos animes). Su historia sigue un planteamiento original basado en una premisa de ciencia-ficción pura (la influencia cada vez mayor de las redes sociales sobre la realidad), y potenciada por un anime en estado de gracia (desde decorados, hasta diseños de personajes cuidadísimos, derrochando imaginación cada vez que entramos en “Oz”).

U0QYc

Así pues, nos encontramos ante un film que nos presenta el reverso de “La chica que saltaba a través del tiempo”. Si aquella basaba su tempo en un ritmo contemplativo de poderosas imágenes, ésta revierte el estilo para seguir un ritmo rápido e in crescendo que hace que sus casi dos horas sepan a poco.

A pesar de todo, su narrativa, que nace original y diferente, se torna convencional en el último tercio del film, cayendo en clichés que no casan con el tono inicial del relato. Haciendo incluso concesiones a la ñoñería innecesarias que, aunque se empeñen, no consiguen empañar la visión del brillante film. Una cinta sobre el valor de la unión familiar, la importancia de crecer y asumir responsabilidades y las dificultades de la adolescencia. Y a su vez, una cinta de como todo lo anterior, se relaciona y evoluciona de una manera distinta con la implantación del mundo digital en nuestras vidas.

Foto real de una familia del siglo XXI

Foto real de una familia del siglo XXI

Con “Summer Wars” Hosoda consigue hacer lo que no hizo con su anterior film, más experimental y, si se quiere, más atrevido, y es abrirse al gran público y ser capaz de recaudar en taquilla.

El problema de la sucesión al que se enfrenta Studio Ghibli (incapaz de encontrar un joven talento que sustituya en recaudación y calidad al maestro Miyazaki) no es tal para Madhouse, que viene promocionando nuevos talentos desde principios del siglo XXI. El duro revés que la compañía vivió tras la muerte de su director más reconocido internacionalmente (Satoshi Kon, de quién seguramente hablemos en un futuro) parece haber encontrado en su sucesor esperanzador a Hosoda.

En 2009 “Summer Wars” consiguió la recaudación local más grande de un film de Madhouse desde hacía una década. Ni respetados como Satoshi Kon, ni alabados como Mamoru Oshii, ni grandes como Katsushiro Otomo, consiguieron hacer tal taquilla. Mamoru Hosoda, que había conseguido el respeto de la crítica con su anterior film, consiguió con éste el favor del público. Se configuraba así uno de los grandes cineastas de la animación actual que aunaba calidad y taquilla, algo de lo que muy pocos (fuera de Ghibli) pueden presumir.

Lo mejor: La caracterización de personajes (física y psicológicamente) y la cuidadísima ambientación de “Oz”.

Lo peor: Algunas concesiones al tópico durante el final del film y la poca fuerza de su protagonista, Kenji.

Por: @FrancescMiro

¡Lee también “Mamoru Hosoda Vol.1” aquí!

¡Y su continuació “Mamoru Hosoda Vol.3”!

Anuncios

2 comentarios en ““Summer Wars”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s