Spring Breakers

Sobre el tempus fugit y otras falacias

Muchas cosas se dijeron de “Spring Breakers” durante su estreno. Fue de aquellos estrenos sonados que provocan división de críticas, todas apasionadas, sea para mal o para bien. Nada tibio se leía en la prensa cinéfila sobre la última obra del autodenominado enfant terrible Harmony Korine, que un día nos puso a todos los pelos de punta con “Gummo”.SpringBreakersContentsPosterwhbig4

Spring Breakers” cuenta la historia de cuatro jóvenes universitarias, Faith (Selena Gómez), Candy (Vanessa Hudgens), Brit (Ashley Benson) y Cotty (Rachel Korine) que quieren vivir al máximo sus vacaciones de primavera. Su objetivo: escapar de todo. El problema: No tienen dinero. La solución: Tampoco les importa. Están dispuestas a todo con tal de viajar a Florida. Una vez allí, entre alguna fiesta y algún lío conocerán a Alien (James Franco), que guiará el deseo de desenfreno de las jóvenes hasta el límite.

A simple vista la sinopsis del film parece simple. Y lo es, a pesar de laboriosos montajes que intenten esconderlo. A simple vista, además, también puede verse que la utilización de la perversión de las “Princesas Disney” es pura estrategia comercial nada disimulada. A simple vista.

Pero con mirada más atenta “Spring Breakers” se erige entre el fondo y la forma y juguetea con una y con otra cómo sus protagonistas juegan a ser malas. El eterno debate. El cansino debate.

En el fondo, Korine quiere hablarnos sobre el hastío de una generación sin sueños y con exceso de deseos. Una (u otra que se suma a la larga lista) “rompedora” ficción sobre la verdad del sueño americano. Un pretendido retrato generacional que con el tiempo se descubre falso como (casi) todos. Y un descarado ánimo por la controversia.

En la forma, el gusto por lo estéticamente bello del desfase. La sublimación del descontrol del siglo XXI. Los pechos de una joven semidesnuda bañados en cerveza como símbolo de la necesidad de escapar de una vida que ahoga (¿¿??). Luces de neón que iluminan el camino hacia la autodestrucción. Ralentización de cuerpos bronceados y culos moviéndose al son de la música atronadora. La época que les ha tocado vivir. Y sufrir. Pobres.

He aquí el fondo.

He aquí la forma.

He aquí la nada y toda la pretensión.Spring-Breakers-wallpaper-3

Y he aquí la visión de Korine sobre una (sí, otra) generación perdida y posteriormente encontrada en lo más oscuro de las casas de lujo y los peores videoclips de raperos torpes rodeados de billetes, armas y tías buenas. Un canto al exceso, a la revolución “malota” que supone el carpe diem de los rebeldes sin causa y con pasta. Una alegoría sobre lo vacío de la fiesta y a su vez sobre lo aburrido de lo cotidiano. El sueño húmedo de un adolescente hormonado que sólo piensa en ligar e ir al gimnasio. Un videoclip de 94 minutos.

Una pretenciosa obra que tiene poco de rompedora. En cambio, bastante de continuista ejercicio comercial para adolescentes subidos que encontrarán la mezcla justa de cine “rebelde” y a su vez “molón”.

Muchas cosas se dijeron de “Spring Breakers” durante su estreno. Todas apasionadas. Defensas y ataques cruzados que parecía un encontronazo entre críticos “carcas” y críticos “modernos”. Mientras el film se nutría de la polémica: juntaba en salas a gafapastas culturetas (que veían en pantalla toda una declaración de principios y estilo) y a jóvenes de camisetas apretadas (que salían de la ducha del gimnasio y estaban en el cine de paso a la discoteca).

Y es que Harmony Korine firma un film dedicado a la generación que confunde el tempus fugit con salir y hacerse coca. Y que a su vez pretende hablar de la corrupción del alma de los jóvenes que viven para el disfrute. Caminando entre la desfachatez y la moralina ambigua. Y fracasando estrepitosamente en ambas.

Lo mejor: James Franco se lo pasa en grande.

Lo peor: Que alguien confunda el videoclip con el retrato generacional por culpa de films como este.

Por: @FrancescMiro

Anuncios

Un comentario en “Spring Breakers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s