MacGuffilms en #CinemaJove día 5

Jueves día 27. A un día de que el Festival Internacional de Cine de Valencia #Cinemajove termine. Hay cansancio. Hay agotamiento. Y también muchas ganas de seguir. O de que el festival dure siempre. Y que el cuerpo lo aguante. De buena mañana nos reunimos de nuevo con Rodrigo Cortés, esta vez sometido a una Rueda de prensa tan breve como intensa.
Al principio las preguntas fueron dirigidas a contestar lo que no se pudo contestar en el “Encuentro Making-Off”. Así, se quiso saber cuáles habían sido los títulos que más cerca se habían quedado de entrar en su selección (de la que hablamos ayer largo y tendido). «Se quedó fuera Scorsese, que es un Dios pagano personal y que en principio encabezaría cualquier lista que pudiera formar. Pedí dos películas de las que no se pudieron encontrar copias, que fueron “El color del dinero” y “Afterhours”. Por determinadas razones, no quería decir “Goodfellas” o “Toro Salvaje” siendo mis dos películas favoritas del maestro, porque me parecía que era fácil que la gente las hubiese visto ya. Además son dos películas consideradas menores de Scorsese y que a mí me parecen obras maestras rotundas. Así que, una vez más, dialogan sobre el paso del tiempo en las películas y sobre cómo éstas empiezan a ser respetadas 10 años después de su estreno.». Pero además de su Dios pagano particular otros títulos se quedaron fuera como “All that Jazz” de Bob Fosse que, según él, «no tendría demasiado sentido escogerla junto con “Ocho y Medio” de Fellini ya que la primera casi acaba siendo un remake no confeso de la obra de Fellini».

CIMG9796
Cortés habló también de los directores españoles que se habían quedado fuera de la selección como Buñuel o Berlanga. «Seguramente si tuviera que mencionar a diez directores de la historia, Buñuel estaría. Una persona con un talento rotundo y un cine que probablemente solo ha dejado como heredero legítimo a Lynch.». En cuanto a Berlanga aseguró que «No seré yo quien descubra que si Berlanga hubiese tenido a bien nacer en Wyoming, hoy sería considerado uno de los grandes del cine. Un maestro en el manejo de un lenguaje que solo manejaba de verdad él. Lo que él era capaz de hacer orquestando complejísimos planos secuencia está a la altura de poquísimos maestros en la historia del cine.».
Se le preguntó también si le asustaba la rapidez con la que la información sobre un film se propagaba en las nuevas redes. A esto Cortés contestó que «Es así. Es el terreno sobre el que jugamos hoy. Y hemos de jugarlo. Acaban de aparecer los títulos iniciales de una película y ya hay alguien tuiteando lo que le parece, con tal de ser el primero en hablar sobre ése tema y que su meme se convierta en algo viral. Ahora miramos las pelis sin ningún tiempo de digestión y reflexión. Pero no tiene sentido lamentarse, somos hijos de nuestro tiempo. Es cierto que cuando hay un estreno, está envuelto de una enorme ansiedad y de un deseo de manifestar opiniones cuanto más altisonantes mejor. Es una de las razones por las que de un tiempo a esta parte las películas solo se dividen en putas mierdas y obras maestras. Es la obsesión de cualquier comentarista por encontrar al nuevo rey y destronar al nuevo falso rey. Aunque el nuevo rey tan sólo dure como tal apenas dos años.».
Para terminar le preguntamos, a colación de los numerosos microrelatos que escribe en su cuenta de Twitter, si tenía pensado subirse al carro de la moda de los escritores que escriben novelas. Él nos contestó que «Uno puede ser afortunadamente varias cosas a la vez. Cuando era pequeño yo quería ser pintor, luego músico y luego escritor, e imagino que me he acabado dedicando a la única arte que engloba todas estas disciplinas. Así que sí, supongo que en alguna ocasión podría escribir una novela.».
Sin apenas tiempo de descanso la rueda de prensa con Rodrigo Cortés dio paso a la rueda de prensa con la directora árabe Haifaa Al-Mansour cuyo film “La bicicleta verde” (Wadjda) compite en la sección oficial de largometrajes del festival. El film, que se estrena hoy (viernes) en las salas de toda España distribuida por Wanda. Nosotros pudimos ver el film durante la gala de inauguración (el primer día de festival del que hablamos aquí) pero no incluimos una crítica del film porque creímos que sería mejor hablar ante su estreno.
Lo primero que se le preguntó era lo más obvio, es decir qué tipo de problemas ha encontró Haifaa para llevar a cabo un rodaje en circunstancias especiales como es la cultura conservadora de Arabia Saudí. «Los problemas no fueron legales. Es decir, conseguimos todos los permisos administrativos necesarios y en éste aspecto todo fue bien. Tal vez el problema vino a la hora de rodar. En una sociedad tan conservadora, mucha gente se resiste a la idea del cine. Tuvimos problemas para rodar en algunos barrios, dónde nos querían echar. Así que íbamos a lugares idóneos para cada escena y nos encontrábamos con la oposición de mucha gente de la calle. En cambio en otros barrios nos recibían con comida y se mostraban muy amables. Tuvimos de todo un poco en cuanto a la recepción de la gente.».
Pero no sólo hubo problemas por parte del público sino que, además, la segregación por sexos en Arabia Saudí, no les permitía rodar cómodamente: «Al no poder estar en público hombres y mujeres, a la hora de rodar se daban situaciones extrañas. A veces yo no podía estar en la zona de rodaje con un equipo compuesto por hombres. Entonces tenía que permanecer en una furgoneta en inmediaciones del rodaje y a gritos dar las direcciones.».

CIMG9819
Al-Mansour habló también del contraste que se vive en la película entre dos mundos que chocan en Arabia Saudí, el nuevo mundo lleno de productos occidentales y el viejo aún anquilosado y fijo en las tradiciones. «Arabia Saudí es un país rico. Tenemos centros comerciales enormes y productos de alta tecnología. Desde el punto de vista económico sí que existe esta gama de posibilidades que ofrece occidente. Pero por otro lado la gente es aún muy tradicional y sigue habiendo un pensamiento tribal. Este contraste entre gente que está vestida con ropas tradicionales que después llevan Converse, relojes a la moda o Ipads.».
Además, se habló también de los cines en su país. En Arabia Saudí la gente tiene acceso al cine más comercial y abierto desde los dispositivos multimedia y los aparatos de reproducción doméstica. «Se trata de la interpretación estricta de la religión en virtud de la cual se tiende a excluir cualquier entretenimiento de la esfera pública. Ha habido acceso a los grandes éxitos de taquilla a través de medios domésticos. Pero no era posible tener esa experiencia de grupo en público. Fuera del ámbito familiar. A pesar de todo, esto está cambiando, porque cada vez hay un mayor respeto por el arte y porque la gente joven es mayoría. Y ésta mayoría demanda cines.».
Después de dos ruedas de prensa, por la tarde, acudimos al IVAM para presenciar una sesión muy especial de cortometrajes. “Prime de Animation!” muestra los mejores trabajos producidos en los últimos años por estudiantes de animación de tres universidades internacionales: Middlesex University de Londres , Universitat Politècnica de València y la Emily Carr University of Art+Design de Canadá.
En total se proyectaban nada menos que un total de 31 cortos de animación de técnicas variadas, distintas disciplinas y muy, pero que muy diferentes temáticas e historias. Así pues no es momento de desmenuzar cada uno de los cortos. Sí que podemos hablar de cada proyección de trabajos de cada universidad de forma independiente.
De esta manera la mayoría de cortos de Middlesex estaban dotados de una calidad formal que no olvidaba en ningún momento la narrativa y el poder de la animación para contar historias. Así pues, destacaron cortos como el alucinatorio “The day i killed my imaginary best friend” que narraba el importante paso de una joven a la que le viene por primera vez la regla. Otros, como “Forbidden Fruit” que nos contaba la historia de unas jóvenes que se cuelan en el jardín de una vieja para robar manzanas y allí coincidían con unos jóvenes que se escondían allí para fumar. Una interesante reflexión sobre lo bonito de los inocentes vicios.

367868291_640
En cuanto a los de la UPV, es de destacar que, si bien algunos no se centraban en la narrativa de una historia lineal, muchos resultaban notables experimentos visuales que demostraban un enorme talento en cuanto a animación se refiere. Podríamos hablar del curioso “Desanimado” que mezcla animación con imagen real y que nos cuenta la historia de un joven que descubre que es diferente: Es un dibujo animado. Podríamos destacar también “The Otter Dream Inn” un cortometraje sin historia, de hecho basado en un sueño de su creador, que, sin embargo, cuenta con un estilo visual único y una animación de la calidad de videoclips de grandes productoras al estilo Gorillaz. Al visionar estos cortos de una de nuestras universidades no pudimos evitar pensar en la calidad que existe entre los animadores valencianos y, casi con toda seguridad, investigaremos sobre el asunto para una nueva entrada de nuestra sección ‘Atado en corto‘.

Y finalmente para hablar de Emily Carr University deberíamos decir que se trató de la colección de cortos más abstractos de “Prime the Animation!”. Interpretaciones aparte, muchos de sus cortos contaron con un estilo particularísimo entre los que cabe destacar “A cloacked tale” que nos cuenta las desventuras de un espíritu que intenta entretener a un grillo del bosque. También destacar un genial corto “Team Work” que, como otros, mezcla varios estilos de animación para narrar la historia de un niño que intenta conseguir amistades en una carrera por equipos, en la que competirá junto con su grupo “Los riñoneras”.

teamwork052013
Finalmente tuvimos la enorme oportunidad de ver “Ocho y medio” de Federico Fellini en pantalla grande y al aire libre. “Ocho y medio” es una obra maestra por muchas razones. Es una introspección de la propia obra de Fellini. Un repaso cinematográfico a su vida y a la vez la vivencia de su cinematografía. Es un retrato sobre un director que retrata Hollywood. Sobre un grande que habla de lo efímero del mundo del cine. Lo sutil del éxito y lo basto del fracaso.
Una rotunda obra maestra.
Se trata de la mirada de Fellini a su legado cinematográfico y a su legado en vida. Una vida que, gracias a su alter-ego en la ficción, Marcelo Mastroiani, puede enmendar. Una vida con una segunda oportunidad. El cine.

CIMG9847

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s