MacGuffilms en #Cinemajove día 3

Nuestro tercer día en CinemaJove empezó muy movidito, tanto, que por poco no llegamos a la sesión matinal, pero eso no os importa, cotillas. La cuestión es que llegamos a tiempo y pudimos disfrutar de una gran joya del cine europeo: “Krugovi” (Circles), una película de nacionalidad serbia, aunque coproducida con Alemania, Francia, Croacia y Eslovenia.

krugovi-plakatEn “Krugovi” nos encontramos con un drama basado en hechos reales, ambientado en la guerra de Bosnia en 1993. Durante dicha guerra, un soldado serbio muere en circunstancias especiales. Una muerte que marcará la vida de varias personas cercanas a él. El film nos cuenta como aquel suceso de 1993, tiene una gran relevancia en las tres historias que se narran 12 años después. Las consecuencias de los actos que alguien comete en cuestión de segundos, cambian su vida. Y no tan sólo su vida, sino la de las personas que los rodean. Así, como una piedra cae en el agua creando círculos, los actos de las personas crean pequeñas olas que afectarán y cambiarán la vida de terceros.
Srdan Golubovic, el director de la película, consigue mantener ese ambiente de drama sin llegar a resultar exagerado e irreal. Conectando con el espectador y mostrándole los hechos de manera calculadamente cálida, es consciente de que está contando una historia real y que debe resultar creíble. A su vez, esta consciencia no le hace olvidar que el espectador quiere que el ritmo no decaiga. Y lo consigue.
Sin ninguna duda, fue una de las sorpresas más gratas que el Festival Internacional de Cine de Valencia tuvo el acierto de colocar en su Sección Oficial de Largometrajes. Además, la film vino con anécdota: en un momento del film, uno de los personajes lanza un grito atroz y, en ese instante, se apagó la pantalla y se encendieron las luces de la sala durante un segundo. Todo un fenómeno paranormal, oigan.
Después de dramas, eventos dignos de Cuarto Milenio y una precaria comida acorde con nuestras ajetreadas vidas de pseudoperiodistas, la sesión de tarde aún aguardaba alguna que otra sorpresa.
Primero, acudimos a ver una comedia francesa con tintes dramáticos, que sigue el tono de los dramedy que el cine francés no para de exportar en los últimos años: “Des morceaux de moi” (Pieces of Me) realiza un retrato familiar desestructurado en el que encontramos de todo. “Un padre soñador que envejece antes de cumplir años; una madre enferma, despótica; una hermana que desapareció hace cuatro años y yo, Erell, que lo grabo todo, siempre…”, dice su sinopsis para el festival.
Visto así uno puede pensar dos cosas: o esto conduce a una genial película o se quedará en el montón de las pelis que no recordaremos el año que viene. Como pudimos comprobar, fue más bien lo segundo. Aunque el film tiene acertados toques cómicos, una dosis no muy desmesurada de elementos dramáticos y una protagonista un tanto peculiar, uno tiene la sensación de que no se despega del déjà vu que pesa sobre las películas francesas que llegan a nuestro país. Un problema causado por distribuidoras que contribuye a crear la errónea imagen de nacionalidad-género. Nolwenn Lemesle escribe y dirige su primera película, lo cual es una labor encomiable, pero no consigue ejecutar una obra de esas que perduran en la memoria más de una semana. Con todo, hay que destacar que esta loca y estrambótica historia familiar contiene los elementos necesarios para pasar un buen rato.

CIMG9679Y después de esto, una película griega que el propio director, Thanos Anastopoulos, vino a presentarnos a la sala Luís García Berlanga del edificio Rialto: “I kori” (The daughter). Aquí en MacGuffilms solemos sacarle un lado bueno a las películas, pero esta vez nos resulta complicado. La película parecía prometer un drama sobre la crisis en Grecia y las consecuencias extremas que pueden tener sobre jóvenes y adolescentes. El film, nos cuenta el caso del secuestro de un niño por parte de una adolescente para pagar las deudas de su padre desaparecido. Una sinopsis que, a simple vista, presagia un film crudo y fuerte, y que sin embargo acaba ofreciendo un producto descafeinado.
Anastopoulos no se lo pone fácil al espectador: no le da un ritmo óptimo, ni guión que te pegue a la butaca. Y el hecho de estar basado en la crisis actual no es suficiente para que los personajes sean y se presenten realistas y de ese modo conecten con el espectador. Una pena, la verdad, porque en una historia en la que cuentas las penurias de la crisis en tu país, lo principal es que conectes con los personajes, que sientas lo que ellos sienten, que su pesadumbre sea la tuya. Pero bueno, puestos a sacar algo positivo del film, quedémonos con que en una situación de crisis como esta, el ser humano es capaz de hacer cualquier cosa y eso se transite en pantalla.
Como creíamos que ya teníamos suficientes películas por esa tarde, nos decantamos por lo que era una cita obligada para nosotros: una charla con los animadores Paco Roca, Jaime Maestro y Raúl Díez, autores de obras como el cómic y posterior film “Arrugas”, el cortometraje “El vendedor de humo” (que os recomendamos el otro día) y, otro corto, “Sr. Trapo”, respectivamente. Entre los tres, suman 4 premios Goya, es una carta de presentación más que suculenta.

CIMG9703
A pesar de lo esperado, el encuentro no se centró en la visión artística de las obras de sus invitados. Tampoco fue un encuentro en el que participase activamente el espectador llano. Fue muy diferente al vivido con Tomas Alfredson, tanto en funcionamiento como en temática. Los tres animadores conversaron entre ellos empujados por las constantes preguntas de Rafa Maluenda (director del festival) para hablar de la situación de la animación a nivel nacional e internacional. «Ahora mismo se vive un buen momento para la animación. Estamos en una época en la que la gente va perdiendo muchos prejuicios que, hace no tanto, se tenían sobre el mundo del cómic y el cine animado» decía Paco Roca, sin dejar de afirmar que sigue «prefiriendo el mundo del cómic. La tranquilidad que puede ofrecer el trabajo en cómic, y el poder trabajar en pijama, que para mí es esencial, marca la diferencia.».
Referente a la exportación de talento joven que se viene dando desde antes de la crisis Jaime Maestro opinaba que «La Comunidad Valenciana es una de las mayores exportadoras de talento animado de toda España. Para producir talento nacional, es esencial una docencia base. Una docencia fuerte y de calidad, además de una industria. Así que, por mi parte, ahora estoy enseñando a gente joven. Y el simple hecho de que lo esté haciendo ya es un paso adelante, puesto que hace poco, todos los animadores éramos autodidactas.». Además, referente al trabajo del animador Jaime hacía la acertada observación de que «En una producción existe una democracia de ideas y una dictadura de decisiones», a lo que Paco contestaba que no sería “capaz de imponerle nada a nadie. Siempre me convencerían, y por eso prefiero confiar en un buen director.”.CIMG9692
Finalmente también se habló sobre la importancia de la promoción pública del cine de animación a lo que Raúl Díez hacía referencia a la escasa participación de difusión que tiene la televisión pública nacional «Lo que le pido a España es una televisión pública que apueste por su producto artístico nacional». Además, también se habló de la figura del productor y su necesaria ayuda. Jaime Maestro decía que «Soy optimista porque recuerdo que hace unos años todo funcionaba por la pequeña subvención de turno y eso limitaba muchísimo nuestro trabajo.». Asímismo sobre la figura del productor Paco Roca afirmaba «No entiendo muy bien al productor. Es como pudiéndo elegir al jugar a fútbol, si quieres ser delantero o portero… elegir ser árbitro… ¿quién quiere ser árbitro o productor?».
Después de una charla no tan animada como cabría esperarse, la noche nos acabó regalando dosis de humor a raudales. Uno de los grandes aciertos del Festival es su sesión nocturna de cine al aire libre, y allá que fuimos. En los jardines de Viveros pudimos deleitarnos con la sección Cuadernos de Rodaje, que en esta ocasión recopila películas recomendadas por el director Rodrigo Cortés, del que ya hablamos aquí. Pues bien, las dos películas que se proyectaron el martes eran dos films de uno de los genios del humor del pasado siglo: Buster Keaton.tumblr_maqmr55m5j1rceiexo1_500
A quien no conozca a este actor, director y gran comediante, le recomendamos ya (sí, ya, venga, estáis tardando demasiado) las dos películas que vimos ayer: “El moderno Sherlock Holmes” y “Siete ocasiones” que no sólo llenaron de carcajadas los jardines sino que también asombraron al público. Además de excelentes muestras del mejor más blanco humor que pueda existir, las películas están llenas de aspectos técnicos que son dignos de admirar para producciones que están cerca de ser centenarias. Todo un lujazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s