MacGuffilms en #CinemaJove día 1

El olor del tweed mojado

El Festival Internacional de Cine Cinema Jove inauguró ayer su 28 edición con una jornada que empezaba ya a las 12:00 con fuerza y ganas. La rueda de prensa con el director sueco Tomas Alfredson era el primer evento importante al que Macguffilms tenía el placer de asistir. Y fue de verdad un auténtico placer.

Alfredson antes de la rueda de prensa

Alfredson antes de la rueda de prensa

Director de películas como la inocentemente terrorífica “Déjame entrar” (Låt den rätte komma in) o la excelente “El Topo” (Tinker Tailor Soldier Spy) nominada a tres Oscar entre ellos el de mejor actor para Gary Oldman, es un hombre curioso.
Si bien sus últimas películas hacen imaginar a un hombre serio, resabido e intelectual, su aspecto afable en persona sorprendió al empezar la rueda de prensa a más de uno. Hizo bromas, se mostró sonriente e incluso curioso y, así, sin proponérselo, conectó rápido con los presentes. Igual de curioso con nosotros que nosotros con él.

La rueda de prensa se desarrolló en pétit comité, al contrario que la cantidad de gente que acudió al encuentro Making Off que se realizó en el Astoria Palace horas más tarde y al que también acudimos. En ambos eventos Alfredson se mostraba divertido y feliz y dispuesto a contestar a todo lo que le disparásemos.

Lo primero que le preguntaron fue sobre la extraña comparación con Bergman (basada únicamente en la nacionalidad y no en la razón y sentido de su cine) que algunos hacen de su cine. A esto Alfredson contestó que «Ingmar Bergman está muerto, así que yo puedo ser un poco más vital. No, bueno, es un honor que me comparen con él pero es una comparación fácil y poco acertada basada en que somos del mismo país. Bergman supone una época diferente del cine sueco.» Decía que el cine sueco vive hoy una era más abierta tanto dentro de sus fronteras como fuera de ellas.

Pronto se le preguntaron por sus referentes y Alfredson se mostró sincero al afirmar que no tenía unos referentes claros. No era ningún experto en cine ni en novelas, sino que él, se movía por instintos: «Mis grandes referentes, puede que no sean cineastas. Es decir, me fijo en lo que me rodea. Puedo encontrar referentes en los sitios más extraños; en un sabor, en un color, en una canción o en una sensación. De hecho para “El Topo” me obsesioné con la idea de recrear el olor al tweed mojado y pensé que si conseguía transmitir esa sensación, la atmósfera de la peli estaba resuelta”.

CIMG9517

Alfredson y su traductor y amigo Carlos

También sobre “El Topo” Alfredson confesó muchas cosas interesantes. Sobre John le Carré (autor de la novela en la que se basa el film) Alfredson aseguró que esa imagen calculadora y fría que transmiten sus novelas son la antítesis de su persona, puesto que John «siempre lleva una sonrisa puesta», aseguraba de hecho que le Carré es una auténtica enciclopedia andante y que le consultaba constantemente durante el rodaje. Sobre el hecho de trabajar con Alberto Iglesias (que hizo la BSO) aseguró que a pesar del idioma (Iglesias no habla demasiado inglés y Alfredson ni papa de español) se entendían a la perfección. Finalmente, nosotros le preguntamos sobre una idea extraña que nos surgió al ver “El Topo”. ¿Por qué se insiste en la idea de no mostrar nunca el rostro de la mujer del agente Smiley (Oldman) a lo largo del film? Después de quedarse pensativo y mirarnos con expresión de sorpresa, no contó que: «La ausencia de rostro de la mujer, le dába fuerza al relato. La muejr aparece poco en la novela y se nos presenta como el talón de Aquiles de Smiley. Era muy importante mostrar la idea de la relación que Smiley tiene con su mujer y no mostrarla a ella. Si le dábamos una cara, acto seguido querrías saber más de ella. Pero lo importante es la relación entre ambos y como Smiley valora ésta relación.».

Sobre “Déjame entrar” la pregunta más obvia era cómo había conseguido retratar tan bien el terror sin apenas mostrar sangre, vísceras y demás. Puesto que hoy el cine de terror es uno de los géneros cuya crítica y valoración más cae en picado, Alfredson insistió en la idea de recuperar el terror primigenio: «Cuándo no muestras algo, empiezas a imaginártelo y tu imaginación es mucho peor que lo que pueda enseñarte en pantalla. Es mucho más poderosa. Es como un striptease. El striptease no tendría ningún sentido si la mujer se mostrara directamente desnuda. Es la creación de tensión que se produce al visualizar que hay debajo de la ropa de la mujer lo que más atrae de un striptease. Lo más importante es crear un diálogo con el espectador, conectar con él y sugerirle cosas. No mostrárselo todo para que pueda activarse y rebelarse contra el espectador pasivo. ». Sobre el acoso escolar, uno de los temas clave de “Déjame entrar”, Alfredson aseguró que estudiarlo era una de las cosas más interesantes a la hora de hacer el film: «Investigar sobre ése sentimiento. Sobre cómo se siente de sólo un joven estando en grupo. Sobre las distintas y crueles caras del acoso.» dijo. En cuanto a las diferencias existentes entre la novela original y el film, Alfredson aseguró que temas tratados en el libro, como la pedofilia, serían «vistos en el cine como fuegos artificiales emocionales. Algo que haría chirriar la historia. Algo que no cuadraría con el tono del film.». Finalmente, sobre el remake americano que realizó Matt Reeves dos años después del estreno de su film, Alfredson fue astuto: «No entro a valorar el trabajo que realizan los demás. No he visto el remake, ni tampoco creo que lo vea» no sin terminar afirmando que, pese a no haberla visto « el hacer remakes, o copias de películas existentes y tan cercanas en el tiempo es una postura muy retrógrada que tiene la industria americana. No le encuentro ningún sentido a hacer la misma película dos años después.».

Terminados los dos encuentros con Tomas Alfredson nos tocó esperar hasta que cayese la noche para poder acudir a la gala de inauguración del festival, celebrada en el Teatro Principal de Valencia. Y empezó a llover. De camino a la gala pudimos asistir a la curiosa imagen de los famosos y los bien trajeados huyendo de la lluvia como si de ácido se tratase. Una vez en el teatro, pronto nos vimos rodeados por gente del mundillo a la que no esperábamos ver. Vimos pues a Leticia Dolera, que le entregó el “Premio Un Futuro de Cine” a su amiga Macarena García. A Gracia Querejeta y Tito Valverde, que realizarán un encuentro sobre su último film “15 años y un día”. Nos topamos con un Broja Cobeaga que huía de los focos y del photocall del famoseo…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Así que en general asistimos a una gala entretenida, afable y sobretodo, amena, que nos aguardó alguna sorpresa como el premio a Olga Lucas, la mujer del recientemente fallecido José Luis Sampedro.

El escritor, humanista, economista y tantísimas cosas más, fue el gran homenajeado de la noche. Y de hecho lo será del festival, puesto que esta 28 edición va dedicada a su memoria. Desde que en 2004 participase en una mesa redonda, Sampedro se convirtió en un gran amante del festival, al que acudió todos los años fervientemente, como un espectador más.

En su memoria también cerramos nosotros la noche y éste post.

CLAUSURA José L. Sampedro

Sampedro en una de las ediciones del festival

Al salir del Teatro Principal aún llovía y nos percatamos de que, entre el gentío, olía a tweed mojado.

Anuncios

2 comentarios en “MacGuffilms en #CinemaJove día 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s