Dead Man Down

La venganza del hombre muerto

La venganza es una de las temáticas más recurrentes de la historia del cine. Es, asimismo, una sombra que se esconde detrás de los mejores thrillers, tengan el carácter que tengan. Y es igualmente un leitmotiv que suele justificar las acciones de su guion apelando a los sentimientos más bajos del espectador. Ya sabéis: a alguien le pasa algo terrible y por consiguiente realiza actos terribles sobre quiénes le hicieron el mal. Y como no, al espectador le parece hasta cierto punto, correcto.

Dead_Man_Down_La_venganza_del_hombre_muerto-881003975-largeLa verdadera, fría y espeluznante naturaleza de la venganza ya fue estudiada por Park Chan-wook, de quién hablamos el otro día. Él nos enseñó que era absurdo intentar justificar los actos cometidos por un vengador, puesto que éstos, muchas veces, son tanto o más terribles que los que las desencadenaron.

Si atendemos además al historial de Niels Arden Oplev, que también dirigió la primera parte de la versión original sueca de Milennium, podremos creer que sabemos lo nos espera con esta película.

Pero no es así. Para bien y para mal.

Dead man down”, la nueva película de Arden Oplev, cuenta la historia de Victor (Colin Farrell), la mano derecha de un mafioso (Terrence Howard) acosado por un asesino despiadado y con mucha influencia. Paralelamente cuenta también la historia de Beatrice (Noomi Rapace) una esteticien a quién un accidente de tráfico dejó desfigurada. Cuando los caminos de Beatrice y Victor se encuentren, ambos empezarán una relación marcada por una herida sin cerrar. Una herida que sigue sangrando y que no saben cómo curar.

Por lo pronto podemos descartar una especie de “Un ciudadano ejemplar”. No encontraremos el típico thriller sobre una venganza perfectamente planeada y los problemas que surgen para conseguirla. Aunque Oplev se empeñe en demostrar lo contrario.

En su primer film hollywoodiense Oplev no ha sabido qué ofrecer. Tal vez presionado por productoras que no dejan sitio para la libertad creativa. Tal vez por pretensión de gran público. El caso es que la historia se verá afectada por escenas de acción desmesuradas, tiroteos mal rodados, excesos y fuegos artificiales. Escenas más propias de un tipo de cine que no termina de ligar con otro también presente en el film: ese cine, negro e intimista, en el que dos personas heridas se darán la mano en el vacío para ayudarse a cualquier precio.Dead_Man_Down_La_venganza_del_hombre_muerto-953199911-large

Fusión extraña. Sucesión de tiroteos descontrolados a ritmo de dubstep y escenas tiernas como esa cena entre dos personas incapaces de comunicarse y sentir. Un relato que no sabe a qué público dirigirse. Que no encuentra el camino para contar lo que quiere.

Pero que, a pesar de todo, cuenta con virtudes: Escenas contemplativas y ciertamente poderosas, que se pierden entre el humo que provoca la acción hollywoodiense al uso.

Lo mejor: Algunas escenas de tortuosa belleza. Rapace en un papel al que no estamos acostumbrados.

Lo peor: El desequilibrio entre el guión del creador de “The Mexican” y la oscura dirección de Oplev.

Por: Francesc Miró

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s