Stoker

La telaraña de Chan-wook

Park Chan-wook es como un cineasta araña. Nosotros, espectadores mosca. Ingenuos, inconscientes, volamos sin dirección hasta que, de repente, caemos en su trampa; una telaraña que nos ahogará, una tampa que nos hará agonizar.

Lo hizo con la famosa trilogía de la venganza. “Sympathy For Mr. Vengeance” atrapaba al espectador mediante retales de imágenes cuidadísimas que conferían al relato un tono de irrealidad hipnotizador. “Oldboy” elevaba el concepto al cuadrado consiguiendo escenas tan pensadas, tan preparadas, como el mejor set-piece hollywoodiense de alto presupuesto. Incluso la contemplativa “Sympathy For Lady Vengeance” te hacía acompañar a su protagonista hacia algo desolador.

“Stoker” nos cuenta la fábula iniciática de India Stoker (Mia Wasikowska) una joven que, el mismo día que muere su padre descubre a un tío cuya inexistencia había sido total hasta ahora. Charles Stoker (Mathew Goode) entrará en casa de India y los cambios en la vida de India empezarán a sucederse demasiado rápido.stoker la pelicula de park chan wook

“Stoker” sigue la técnica de la telaraña: al principio no sabes dónde has caído y la belleza de la escena inicial hace que te quedes quieto. La voz de Mia Wasikowska te dice que ésta es su historia, quédate y descúbrela. El relato avanza y vas sintiendo que la telaraña vibra, algo se acerca. No puedes ver el qué. De pronto las cosas se complican, el círculo violento del film va haciéndose por momentos imparable y notas que la telaraña te zarandea a su gusto. Ahí está la araña, con rostro de Mathew Goode.

Descubierta la trampa, el film muestra sus cartas: violencia, sexo, líos familiares y una supuesta tensión en aumento. Es entonces cuando la mosca se da cuenta de que ni la araña le da tanto miedo, ni los hilos que la atan son tan fuertes. Pasada la mitad del relato, la mosca queda libre, y la atmósfera del film se enrarece para descubrirse inverosímil, vacua y pretenciosa.kinopoisk.ru

En sus anteriores films, los recursos estilísticos eran exactamente eso: recursos, excusas para embellecer una historia que nada tenía de bella. Una sucesión de escenas formalmente impecables y francamente hipnotizadoras acompañaban la narración de historias de las que no podías escapar.

“Stoker” no cuenta con una historia de la que no puedas escapar. No es una telaraña consistente. Cuenta una historia fácil, un thriller gótico con tintes de terror pseudoerótico y tensión de extremismo, golpe y tambor. Pronto el espectador verá que aquello que le iba a sorprender se torna previsible. Un producto adornado, maquillado con una fotografía excelente y un montaje manipulador.
Al principio he dicho que se trataba de una fábula iniciática, y es que “Stoker”, pese a su apariencia de thriller psicológico excesivo, no es más que otra historia sobre la inevitabilidad del destino y la imposibilidad de negar la propia naturaleza. “Igual que una flor no elige su color, nosotros no somos responsables de lo que acabamos siendo”.

Lo mejor: La atmósfera creada durante la primera media hora. Mia Wasikowska, minimalista reina de la función.

Lo peor: Que la trama no esté a la altura de su belleza visual. El desaprovechado papel de Nicole Kidman.

Por: Francesc Miró

Anuncios

Un comentario en “Stoker

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s